Momentánea alarma provocó imprudente sujeto en el fraccionamiento Potreros del Oeste. Se le ocurrió hacer de un juguete una aparente metralleta de verdad. Después salió a la calle y empezó a amagar a los vecinos.
Aunque no fue mayúsculo, sí empezó a provocar un  clima de temor y psicosis. Hasta que llegaron policías preventivos del grupo Centauro y lo arrestaron. Lo acusaron de simple falta administrativa. No hubo delito porque el aparente “cuerno” resultó ser un juguete envuelto con cinta adhesiva.
Los hechos se suscitaron alrededor de las 13:00 horas en el cruce que forman las calles Canario y Colibrí del fraccionamiento Potreros del Oeste.
El presunto responsable, de 40 años de edad, se tomó su tiempo para confeccionar su arma. En lugar de aprovechar su ingenio en cosas positivas, le pareció más atractivo jugar al pistolero.
La situación se tornó peligrosa cuando empezó a caminar en las calles del fraccionamiento mencionado, amagando a varios vecinos. Obvio, llamaron al servicio de emergencia porque algunos afectados no se dieron cuenta de que el arma era de plástico.
El reporte fue atendido por oficial del Grupo Centauro. A bordo de sus moto-patrullas arribaron al sector y ubicaron al escandaloso en el cruce de las arterias denominada Canario y Colibrí. Le aseguraron el arma de plástico negra, envuelta en cinta de aislar del mismo color. Vaya imprudencia. Pudo haber provocado un tiroteo de graves consecuencias.
Finalmente, lo llevaron ante el juez calificador y quedó detenido en las caldas de la Preventiva.