David Julián Torres Martínez

Otro robo con violencia se registró durante la mañana del miércoles al interior de un domicilio ubicado en el fraccionamiento Morelos 1, donde una banda de asaltantes amagó con una pistola a un comerciante para despojarlo de un botín de más de 160 mil pesos, entre mercancía y dinero en efectivo.
Según testigos, el atraco fue perpetrado entre cinco y seis delincuentes bien organizados, quienes incluso tuvieron tiempo de despedirse amablemente de una vecina que los estuvo observando.
La víctima de este atraco que se dedica a las ventas por Facebook, fue contactado por uno de los asaltantes a través de dicha red social.
Se llevaron 150 mil pesos en mercancía además de 10 mil pesos en efectivo, un teléfono celular y las llaves del domicilio y de un automóvil Pontiac Sunfire, color negro, con placas de circulación de Aguascalientes.
El robo con violencia se registró cerca de las 11:20 de la mañana de ayer y la víctima fue un comerciante que se identificó como Víctor Manuel, de 31 años, que se dedica a la venta de pantallas de televisión por internet.
En días pasados, realizó una transacción de compra-venta con dos sujetos que él creía eran simples clientes.
La víctima fue contactada por medio del Facebook por un hombre que estaba interesado en comprar varias pantallas, por lo que acudió el pasado martes a ver la mercancía que se encontraba almacenada al interior del domicilio del comerciante, que se ubica en la calle Soldado Insurgente, en el fraccionamiento Morelos I.
Una vez que esta persona se mostró interesado en la mercancía, acordaron el supuesto cliente y el comerciante que se reunirían de nuevo al mediodía del miércoles para consumar la transacción.
Es así que por la mañana de ayer arribaron a la calle Soldado Insurgente dos unidades automotrices, una camioneta de carga, color azul cielo recién pintada, con redilas y cubierta por una lona de color amarillo; así como un coche Chrysler PT Cruiser, en color plata, ambos con placas de circulación foráneas.
Se estableció que fueron dos sujetos los que ingresaron al domicilio para entrevistarse con el comerciante. Pero mientras simulaban ver la mercancía, uno de ellos sacó una pistola tipo escuadra y amagó a Víctor Manuel, quien fue sometido y amarrado de pies y manos con cinta adhesiva de la llamada “canela”, además de cubrirle el rostro.
Posteriormente ingresaron a la vivienda otros tres sujetos más, quienes se avocaron a sacar la mercancía del interior de la casa para subirla a la camioneta de carga, que era conducida por un sujeto que al parecer tenía un ojo tuerto, según el testimonio de vecinos del lugar.
Los mismos vecinos, que fueron testigos de los hechos, refieren nunca haber sospechado puesto que los delincuentes actuaron normalmente, sin prisa ni nerviosismo, además de que actuaron “muy organizados”.
Resaltaron que entre varios delincuentes movieron el coche Pontiac Sunfire propiedad del comerciante unos metros adelante, para así poder estacionar la camioneta frente a la vivienda y subir más fácilmente la mercancía.
Los testigos refirieron que en menos de quince minutos cargaron las pantallas y se retiraron del lugar, incluso tuvieron el descaro de simular que se despedían de su víctima dándole las gracias, que en esos momentos estaba sometido y amarrado de pies y manos al interior de su casa.
Incluso tuvieron el descaro de despedirse de una vecina mayor de edad que se encontraba fuera de su domicilio.
Mientras el hombre “tuerto” que conducía la camioneta se retiró con la mercancía robada, los demás delincuentes lo hicieron en la camioneta Chrysler PT Cruiser.
Instantes después el comerciante logró salir a la calle todavía amarrado de pies y manos para pedir auxilio a sus vecinos, quienes llamaron al Servicio de Emergencias 911.
Instantes después llegaron policías preventivos del Destacamento “Morelos”, policías estatales y agentes del Grupo Anti-Asaltos de la PME, quienes implementaron un operativo coordinado para intentar dar con le paradero de los sospechosos, sin lograr el objetivo.
De igual forma acudió personal de Servicios Periciales, quien procesó el coche Pontiac Sunfire, a fin de encontrar huellas dactilares de los delincuentes y así tratar de identificarlos.
Testigos señalaron que se habían percatado de que el vehículo Chrysler PT Cruiser había dado rondines frente al lugar durante el día martes aproximadamente a las 18:00; y también el día miércoles alrededor de las 09:30 horas, unas horas antes del asalto.