Alzheimer debe tratarse a los primeros síntomas

No puede justificarse al paciente diciendo que es cuestión de la edad

Hay renuencia de pacientes y familiares para aceptar la enfermedad del Alzheimer, por ello muchas veces se justifican los problemas de memoria que tiene el familiar; algunos aseguran que de situaciones pasadas se acuerdan a la perfección, pero para recordar las cosas más cercanas o próximas tienen mucha dificultad, señaló el geriatra, Guillermo Dávila de la Llave, en ponencia sobre el tema.
“Hay muchos tabúes, muchos pacientes empiezan a notar que se les olvidan las cosas y se lo ocultan a la familia, hasta que ya son tan evidentes que la enfermedad grita; muchas veces los familiares que no saben lo que es, piensan que es parte del envejecimiento, de que está ‘chocheando’ y no les hacen caso, temen por ellos mismos, la sola palabra influye miedo. La memoria no es selectiva, los pacientes no eligen de qué o de quién se acuerdan; si los familiares no lo tienen claro, puede traer muchos problemas de dinámica familiar alterada”, resaltó.
El especialista enfatizó que el Alzheimer es una enfermedad que se caracteriza porque el paciente comienza a tener alteraciones, primero en el episodio de corto plazo; “cuando un paciente tiene alteraciones en la memoria a largo plazo, eso quiere decir que la destrucción neuronal o atrofia es tal que los recuerdos que tenía perfectamente establecidos los está perdiendo”.
El geriatra subrayó que sólo el 1% del total de pacientes con Alzheimer son los que debutan antes de los 60 años; si se presentan trastornos previos a esa edad puede tratarse de otro tipo de demencias.
“Es cuestión del especialista que lo trata, diferenciar cada uno; esta enfermedad es progresiva y muy sutil, por eso muchas veces los familiares no la perciben, si no están con la intención de ver cómo está la memoria, pueden pasarlo por alto y pensar que es parte de la edad. Conforme va aumentando la edad, se va duplicando la incidencia que van teniendo los pacientes; en los de 60 años o menos encontramos el 2% de la población, cada cinco años se duplica, es decir que a los 65 ya es el 4%, a los 70 el 8%; y si esto se extrapola a la cantidad de adultos mayores que hay en la actualidad, y los que se estiman para el 2050, en el cual un cuarto de la población van a ser adultos mayores, es un problema que afectará en grande”, precisó.