Emocionante juego escenificaron los equipos Sem Díaz y Anarquía, del Torneo Sabatino Empresarial, que organiza la Liga de Futbol Aguascalientes, el sábado anterior y en el que se disputó el campeonato de copa. Estos dos equipos llegaron a la gran final luego de obtener los puntos suficientes para ir en pos de la copa.

El partido se efectuó en el campo empastado de la unidad deportiva Tres Centurias, antes Deportivo Ferrocarrilero de tanta tradición, a las cuatro de la tarde, con un clima delicioso luego de los días tan fríos que se habían sentido en la entidad; y hasta el graderío llegó una buena cantidad de aficionados para alentar a su respectivo equipo. Para tan importante juego, Cesar García, mandamás de los árbitros del Colegio San Marcos, envío una tripleta que debería sacar adelante el partido sin mayores problemas: Sergio Muñoz como central y Cristian de la Cruz, que tuvo que correr a fuerza, pues fue de abanderado junto con William García.

El partido estuvo muy cerrado, pues ambos cuadros no daban ni pedían cuartel, atacaban en forma ordenada, pero defendían con especial atención, ya que ambos cuadros contaban con delanteros muy peligrosos y había que maniatarlos para que no hicieran daño. Y así, con el marcador cero a cero se fueron al descanso.

Ya en el segundo lapso los equipos siguieron con la misma tónica, atacar en contragolpes pero prioritariamente defender. Aun y así el juego fue muy entretenido, pues las pocas jugadas de ataque que se realizaron tuvieron mucha emoción. Y así, al minuto 73 en jugada desafortunada de la defensa del Anarquía, apareció José Bernal, del Sem Díaz, quien aprovechó la pifia de la defensa contraria para anotar de excelente trallazo el gol que a la postre les daría el campeonato. Esto cayó como balde de agua fría en el ánimo de los jugadores comandados por J. Luis Bonilla, pues veían que su esfuerzo a lo largo de 70 minutos se desmoronaba. Pero sabía que aún había tiempo para empatar e incluso ganar, y así, se fueron al ataque con mucha enjundia, lo que provocó algunos roces con los jugadores contrarios con saldo de dos expulsiones por equipo, algunas de ellas precipitadas por parte del árbitro. Sin embargo, eso no modificó el marcador y el Sem Díaz obtuvo por segunda vez consecutiva el Campeonato de Copa.