El cáncer de próstata es un mal curable en sus etapas iniciales, sin embargo, complejo de diagnosticar, a menos que se encuentre en etapas avanzadas, por ello, es necesario intensificar los esfuerzos de prevención para evitar más muertes a causa de este tipo de cáncer, afirmó el doctor Miguel Ángel González, urólogo especialista del equipo de Doctoralia.
A propósito del Día Mundial del Cáncer, a celebrarse el 11 de junio, el especialista de Doctoralia.com.mx ofrece un panorama con las consideraciones más importantes acerca de este padecimiento y así poder diagnosticarlo oportunamente en caso de padecerlo.
Para el urólogo de Doctoralia, usualmente la edad promedio en que un hombre debe comenzar chequeos anuales es a los 50 años, y debe hacerse con una rigurosidad similar a la que recurren las mujeres a realizarse el Papanicolau, puesto que en etapas iniciales el cáncer de próstata no produce síntomas. Además, es preciso que tanto los hombres afrodescendientes, como aquellos que tuvieron antecedentes familiares, especialmente padres o abuelos con este padecimiento, comiencen las revisiones entre los 40 y 45 años, ya que son más propensos a padecer la enfermedad.
De acuerdo con doctor González, el cáncer de próstata emite síntomas que se identifican rápidamente ya cuando está en etapas avanzadas. Estos incluyen distintos tipos de dolor, desde lumbares y de cadera, hasta los que son propiamente al momento de orinar. Por ello nos proporciona tres recomendaciones básicas para el cuidado de la próstata:

1. Tomar consciencia de la importancia de la revisión. Estas revisiones generan varios tabúes, por lo que es necesario que los varones otorguen la relevancia necesaria a los chequeos y exámenes para el diagnóstico, puesto que, si bien hay una cultura de la prevención en aumento, todavía existe aversión a los chequeos para detectar este tipo de cáncer. Particularmente porque requieren de una revisión en las características del pene, tales como la consistencia de los testículos y un examen rectal para revisar el estado de la próstata, los cuales son sencillos y algunos no toman más de diez segundos.

2. Evitar el consumo de irritantes. El consumo excesivo de alimentos, tales como el café, el chile, los condimentos, el tabaco y el alcohol irritan las vías urinarias. No obstante, es preciso comentar que pese a tener este tipo de cuidados, aún existen posibilidades de padecer este mal, sobre todo si se es afrodescendiente o hay antecedentes familiares.

3. Consultar al especialista. Con revisión médica oportuna el cáncer de próstata es tratable aún en etapas avanzadas. Hay algunos métodos, como los tratamientos con hormonas, que ayudan a estabilizar al paciente, sin embargo, si se detecta en etapas tempranas es posible curarlo, ya sea retirando la próstata o con radiaciones en zonas específicas.
De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Salud Pública, el cáncer de próstata es la segunda causa más frecuente de mortalidad por tumores malignos entre hombres de 65 años y más, con una aparición más común entre los 60 y 70 años, y cuyos decesos superan las cinco mil víctimas cada año, con un promedio de 14 muertos al día por este tipo de cáncer.