La capilla de San Juan Pablo II abrió sus puertas para recibir a Roberto Carlos López Reséndez, quien se acercó a Dios mediante el sacramento de la eucaristía.
Presentes en la ceremonia estuvieron sus papás y padrinos, quienes agradecieron a Dios el permitirles compartir tan especial acontecimiento.
Al finalizar la celebración, Roberto Carlos salió al atrio de la capilla para encontrarse con sus seres queridos, quienes lo felicitaron, deseándole un día muy especial.