Algunos establecimientos del centro de la ciudad, habilitados como antros, representan un serio riesgo al carecer de salidas de emergencia, estimó Ángel Ávila Moreno, coordinador estatal de Protección Civil.
Al no ser fincas construidas específicamente para alojar grandes cantidades de personas, los riesgos de un accidente son mayores si no se mantienen constantemente vigilados.
Dijo que el Ayuntamiento de la capital es la entidad que por ley otorga las licencias de operación y que seguramente ellos tienen ya medidos los riesgos, dado que la normatividad es muy precisa al respecto.
Se han hecho adaptaciones a los inmuebles, algunos de ellos no se les hicieron de fondo porque son fincas catalogadas, presentando serios problemas de seguridad, sobre todo en el tema de las salidas de emergencia, mismas que están normalizadas y perfectamente descritas sobre la forma y la disposición que deben tener cuando se acumulan grandes concentraciones de personas, como lo son muchos de los antros del centro de la ciudad.
Es responsabilidad de los ayuntamientos el tema de los permisos y licencias para la operación de este tipo de negocios, se supone que tras la revisión física de los inmuebles, la autoridad expide el permiso correspondiente, una vez que ya verificó el tema de seguridad y de protección de quienes harán uso de las instalaciones.
“Antes que se otorguen permisos de uso de suelo con fines de recreación, se debe hacer una valoración en condiciones de seguridad, es exigible que cumplan con normativa de PC para obtener premisos”.
Sobre la calle Carranza y en algunas otras calles del centro, hay fincas que fueron adaptadas y eso es ya un tema municipal, de hecho, va de la mano con reglamentos, pues ellos tienen que ver las condiciones del inmueble, el aforo y medidas de seguridad.
El funcionario consideró que pueden existir los riesgos si no cumple con la normatividad. “Tienen que considerar el aforo, que no exista sobrecupo, tener a la vista y de fácil acceso las rutas de evacuación y salidas de emergencia, sin embargo, bastantes negocios de éstos son casas antiguas y no fueron diseñadas para tal fin”.
Ante ello, dijo que la constante supervisión y el evitar que se den los sobrecupos, serán las formas en las que se podrá compensar las fallas en estos inmuebles, aunque insistió que muchos de ellos no cumplen con la norma oficial mexicana.