Saúl Alejandro Flores

Queridos lectores, en cierta ocasión en este espacio les llegué a mencionar la importancia de que en algún día Aguascalientes llegue a ser un caso emblemático en la manera de contrarrestar el estrés hídrico que se vive (incluso el que prevalece en la mente y criterios de algunos decisores) es tan común que ya suele ser parte de nuestra historia, el tener que resignarnos a que otros países han desarrollado tecnologías relevantes, pesa más aún el hecho de que algunos de esos países son más jóvenes o que como naciones tienen menos décadas o siglos que nuestro país.
En el sector agua y en el propio del medio ambiente sobran los casos respecto a que Alemania, España, Francia, Italia, Chile, no se diga Canadá, o los propios Estados Unidos de América han logrado descubrimientos y los aplican en el desarrollo y ejecución de sus procesos, sobra decir el caso de Israel que es más pequeño que México y como suelde decirse es prácticamente un desierto pero que por lo mismo ha desarrollado tecnologías que le han permitido sobresalir.
La tecnología que ha significado el internet, nos permite estar enterados de los avances existentes en el sector agua, así que de manera inmediata nos enteramos de los éxitos de otros países o de sus corporativos, así como de los problemas que afectan a los países en vías de desarrollo, quiero advertir que mis palabras no son triunfalistas, ni quiero a su vez destacar como el hecho de que sean ejemplos a seguir, pues detrás de muchos avances que respaldan a esos países o sus corporativos y que son loables en saneamiento, captación de agua, energías alternativas, o modelos de gestión, también existen modelos de consumismo y agotamiento de recursos, o también de ser generadores de contaminantes emergentes que afectan de manera integral el agua en calidad y cantidad.
Lo anterior, reitera, lo que tantas veces se repite, que nada está concluido y la tarea sigue pendiente, es decir, queda mucho por hacer y seguirá siendo así por el hecho de que las sociedades son dinámicas, como consecuencia generan conocimiento y tecnología, cuyos efectos son la solución a algunas limitantes y el acarreo o motivación de la aparición de problemas inesperados, o dicho de otra manera problemas emergentes.
Pero ahora, volvamos a Aguascalientes, lugar con estrés hídrico significativo pero que paradójicamente cuenta en su territorio con diversos especialistas y expertos calificados, en diversas asignaturas que conforman el sector agua, pues no debe olvidarse que el agua es transversal y que involucra a diversas áreas del conocimiento, dicho de otra manera no hay un experto que sepa todo, pues el agua es medio ambiente, física, química, ingeniería, etc. Un ingeniero puede tener mucha experiencia pero le faltaran diversos conocimientos que son fundamentales en materia de saneamiento que son del dominio de los biólogos y químicos y aún entre ellos, hay especialidades, el sector agua es amplio y riguroso en esos pequeños detalles, pero da el caso que en Aguascalientes, hay geólogos competentes y destacados, incluso con diversas posturas a veces encontradas, pero que sus aportaciones son valiosas y que deben ser consideradas además de confrontadas para obtener conclusiones de trascendencia, es recurrir al método científico, aquí no vale descalificar.
Pero lo destacable es que en Aguascalientes se cuenta con dichos especialistas, falta saber articular cada campo del conocimiento y especialidad, por que en verdad amables lectores, es el colmo que tengamos especialistas y a su vez tengamos severos problemas con el agua, que las decisiones que se han tomado más que políticas han sido de facciones de partido y de redes de interés particular o privado y la selección del personal decisor ha pasado a tercer o cuarto término, porque han privado en los puestos de segundo nivel y tercero los premiados en campañas políticas y que no tienen idea del sector agua, incluso hay quienes en alguna ocasión se les premio con un puesto y es su única incursión y adolecen del conocimiento operativo, técnico y normativo.
En Aguascalientes aunque parezca raro, pero quienes han ocupado puestos directivos no han vuelto a incursionar en el sector agua, no se han especializado en el tema, su paso por el sector sólo ha sido por los tres o seis años, y ahí termina, pueden ser buenos ingenieros, licenciados, etc., pero en materia de agua se han quedado cortos y desfasados.
Ahora bien, con respecto a lo que titulé esta columna, ¿es posible que Aguascalientes destaque como potencia en el sector? Sí, es probable, pero no se dará por arte de magia o porque algún gobernante o presidente municipal con visión lo quiera, el asunto debe ir acompañado con trabajo y sobre todo con una visión contundente de corto, mediano y largo plazo, alguien que sea atrevido e innovador, porque no debe hacer lo mismo que en otros países o estados de la república, debe hacer cosas distintas usando por supuesto algunas herramientas que han funcionado. Indiscutiblemente en otros lugares, pero partiendo de generar herramientas propias y diseñando un modelo único de gestión propio que sobresalga para que a partir de ahí comience a encumbrarse Aguascalientes como el Estado que se sobrepuso al estrés hídrico con tecnología propia, en gestión y comenzar a explorar en el diseño de otras tecnologías en cada uno de los aspectos que van desde la extracción, abastecimiento, distribución, saneamiento, aprovechamiento, captación de agua y reutilización, atreviéndose a la conservación del agua en cantidad y calidad, a partir de ahí puede irse colocando la primera piedra en un modelo de gestión del agua local. Querido lector, éstas deben ser acciones tendientes para que México y Aguascalientes, el agua nos alcance.
Comentarios: saalflo@yahoo.com twitter: saul_saalflo