Isabella González
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 3-May .- De desaparecer los Centros de Rehabilitación Infantil Teletón, el sistema de salud pública del país tendría que atender a los 33 mil niños con discapacidad que atiende la fundación diariamente, alertó su presidente, Fernando Landeros.
Reconoció que el Teletón atraviesa por una crisis económica y que estos niños con discapacidad podrían quedarse sin atención médica.
“Somos un país que no se puede quedar sin esto (los centros) porque nuestro sistema de salud pública deja mucho que desear”, sostuvo Landeros en entrevista con Grupo REFORMA.
“No tengo duda de que esos niños no tendrían dónde atenderse. La discapacidad es un reto tan grande que no bastan las instituciones del Estado. Hoy por hoy, el 50 por ciento de los niños que atendemos no se atendía en ningún otro lugar”.
Una terapia de rehabilitación para discapacidad, refirió, cuesta 35 mil pesos por cada niño anualmente; un tratamiento anual para cada niño con autismo alcanza hasta 250 mil pesos, y un tratamiento para cada niño con cáncer tiene un costo de un millón de pesos al año.
Landeros externó que 64 por ciento de las familias de los niños que acuden a los 24 centros de la asociación en el país percibe un ingreso de 5 mil pesos mensuales, por lo que no podrían pagar un tratamiento en un hospital privado.
Recordó que, de acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, la discapacidad en México está relacionada con la pobreza de las familias.
“Aquí llueve sobre mojado, la discapacidad en nuestro país está muy relacionada con la pobreza, la mala atención médica, a la mala atención del parto, a la mala nutrición de la madre, a la falta de pericia médica y el sistema de salud que debe atender a esa población”, manifestó.
La fundación, señaló, tiene actualmente una lista de espera de más de 15 mil niños.
“Eso te habla de que las necesidades no están siendo satisfechas”, expresó.
Landeros responsabilizó la crisis económica de la fundación a una campaña de desprestigio en las redes sociales que comenzó entre 2007 y 2008.
Sin embargo, confió que este año la recaudación económica mejore.