El jefe del departamento de Salud Ambiental del ISSEA, Víctor Manuel Santacruz Montoya, advirtió sobre los serios riesgos a la salud que significa contratar los servicios de fumigación de empresas y personas sin experiencia, al tiempo que dijo que este año se han detectado varios de los llamados “mochileros” que ofrecen este servicio con alto riesgo para la salud de la población.

Los servicios de este tipo de fumigadores resultan tan económicos, que a veces sólo piden una propina, situación que llama la atención de la gente y termina por contratarlos, poniendo en serio riesgo la salud de quienes acceden a fumigar sus casas y negocios.

Explicó que en ocasiones emplean sustancias prohibidas por las autoridades de salud y de riesgos sanitarios, y en el mejor de los casos, se ha encontrado que emplean sólo agua mezclada con cal, haciendo creer que se trata de químicos para exterminar plagas.

“Cuando se trata de agua y cal, los riesgos no son tantos como los que corre la gente cuando emplean pesticidas de fabricación especializada para el uso en el agro”.

Al respecto, dijo que de acuerdo con la Ley de Salud, en las zonas urbanas está prohibido el uso de plaguicidas de uso para cultivos, debido al alto riesgo de toxicidad que conlleva emplearlos en usos domésticos.

“Hemos encontrado que algunos mochileros emplean fertilizantes y plaguicidas, sustancias que usan para fumigar domicilios particulares. Este tipo de usos son los que ponen en verdadero riesgo la salud de los moradores de las viviendas que son tratadas con estas sustancias”, razón por la cual hizo el llamado a la población para evitar contratar a estas personas que llegan a las casas, portan en una mochila sus implementos y llevan en la espalda un aparato de aspersión por presión.

“Son inconfundibles, porque van de casa en casa ofreciendo sus servicios”.

Dijo que en lo que va de este año han sido detectados dos de estos fumigadores a quienes el ISSEA les aseguró sus equipos y sustancias prohibidas por representar riesgos a la salud, y pidió no dejarse llevar por los ahorros que puedan representar ya que lo pueden pagar más caro.

Informó que actualmente el Instituto lleva un registro de 54 establecimientos dedicados a la fumigación y al exterminio de plagas. Todos ellos están registrados, cuentan con el aval del ISSEA, porque para obtener el registro debieron de haber probado sus conocimientos, además de que están sujetos a inspecciones periódicas por parte de la Dirección de Verificación.

Finalmente, el funcionario insistió en que la propia población debe tomar conciencia de que para fumigar sus domicilios, no lo pueden hacer con cualquier persona o emplear cualquier sustancia, “este tipo de trabajos deben ser realizados por personas con experiencia y que cuenten con registro ante la autoridad sanitaria”, ya que las consecuencias pueden ser graves, y pueden presentarse de forma inmediata o bien, al paso del tiempo.

Pidió consultar la página del Instituto, www.issea.gob.mx, ahí hay un apartado en donde vienen los nombres de las personas y empresas que están debidamente acreditadas y que son totalmente confiables porque de manera constante son inspeccionadas, dijo.