Natalia Vitela
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 19-Mar.- Mientras el número de afiliados al Seguro Popular creció 973.8 por ciento, al pasar de 5.3 a 57.1 millones de 2004 a 2015, el número de establecimiento médicos apenas aumentó 23 por ciento, reveló la Auditoría Superior de la Federación.
“Esta diferencia en el ritmo de crecimiento implicó que el número de afiliados registrara un aumento 40 veces mayor que el de los establecimientos médicos”, advirtió la ASF.
En el mismo periodo, el número de unidades de consulta externa se incrementó 22 por ciento, al pasar de 11 mil 863; no obstante, debido al mayor aumento de los afiliados, la disponibilidad por cada mil beneficiarios se redujo de 2.2 a 0.3 unidades.
Lo mismo sucedió con las unidades de hospitalización, las cuales se incrementaron 47.6 por ciento; sin embargo, como consecuencia del mayor aumento en el número de afiliados, la disponibilidad por cada mil beneficiarios se redujo de 0.10 a 0.01.
De hecho, la tasa de unidades de hospitalización en el ámbito nacional por cada mil afiliados al Seguro Popular fue inferior al promedio de los países miembros de la OCDE, de 0.03 unidades de hospitalización por cada mil habitantes, e incluso inferior a países comparables, como Chile, que tuvo una disponibilidad de 0.02.
Además, precisó la ASF, es necesario considerar que las unidades médicas referidas no brindan servicios de salud exclusivamente a los afiliados del Seguro Popular sino a toda persona que solicite la atención o que sea trasladada a ellos en el caso de una emergencia.
La situación se repite con la disponibilidad de consultorios para la atención de los afiliados al SP, pues aunque el número de consultorios se incrementó en 49.4 por ciento, debido a que este crecimiento fue menor que el de los beneficiarios, la disponibilidad potencial disminuyó de 5.0 a 0.7 unidades por cada mil afiliados.
Consultado al respecto, Gabriel J. O’Shea, comisionado del Seguro Popular, reconoció que el crecimiento de la infraestructura no es acorde con el incremento de afiliados.
“Sé que no concuerda el crecimiento de los afiliados al sistema, con el crecimiento de la infraestructura o el equipamiento, eso es cierto. Qué hace falta, mejorar la calidad de la atención. Entonces qué hay que hacer, hay que ir equipando y reforzando las unidades médicas que ya tenemos”, indicó en entrevista.
“No se trata de seguir construyendo grandes hospitales, es avanzar sobre el tema de la universalidad en el intercambio de los servicios. No se trata de seguir construyendo grandes hospitales, porque grandes hospitales tenemos, lo que hay que hacer es que trabajen con la mejor calidad para nuestros pacientes”.
Mencionó que del presupuesto del Seguro Popular, el 2 por ciento se asigna al Fondo de Previsión Presupuestal para equipar y construir nuevos hospitales y unidades médicas que hay que sustituir.