Para 2050, el 50 por ciento de la tierra agrícola en América Latina podría estar afectada por la desertificación, alertó la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH).

En el marco del Día Mundial para Combatir la Desertificación y la Sequía, la CNDH advirtió que mil 800 millones de personas vivirán en países con escasez de agua y 5 mil 300 millones bajo estrés hídrico, de acuerdo con cifras de la Convención de las Naciones Unidas para Combatir la Desertificación.

“Las actividades humanas son las principales causas de la degradación del suelo, ya que la satisfacción de las necesidades materiales de las personas supone la transformación de los recursos naturales”, indicó la CNDH.

El organismo instó al Consejo Nacional de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible a coordinar acciones con gobiernos, el sector privado, la sociedad civil y la academia para cumplir con la meta de luchar contra la desertificación.

“Los problemas sociales y económicos, de seguridad alimentaria, migraciones y la estabilidad política están estrechamente relacionados con la degradación de los suelos”, sostuvo.

Este año, la celebración destaca la importancia de evitar la desertificación a fin de disminuir la olas migratorias debido a la falta de tierras productivas.