Se alerta a la ciudadanía en general para que no se deje engañar por un sujeto que se dedica a pedir dinero a los transeúntes.
El argumento que utiliza, es que necesita gasolina para su camioneta, pero que no cuenta con dinero ya que sufrió un robo.
Incluso, alega que su familia lo espera a bordo de la camioneta y les urge regresar a su domicilio.
Sin embargo, cuando se le pregunta por las características de la camioneta o el lugar donde la tiene, simplemente rehuye y se retira rápidamente.
Por si fuera poco, la única “ayuda” que acepta es en efectivo, pues cuando los transeúntes se ofrecen a brindarle ayuda de otra forma, simplemente la rechaza.
Las personas que ya han sido víctimas del engaño de este sujeto, lo señalan como un hombre de unos 35 años, de tez blanca y barba de candado.
A fin de “convencer” a sus víctimas, les ofrece como “garantía” unas cademas en metal amarillo.