Por: José Carlos Romo Romo

Estimado lector, esta semana, la Secretaría de Educación Pública, a través del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (CONACULTA), dio a conocer la Encuesta Nacional de Lectura y Escritura (ENEL) 2015, la cual tiene por objetivo conocer las prácticas y hábitos de lectura y escritura en México y construir una herramienta para diagnosticar las necesidades y fortalezas de los lectores mexicanos, así como la conformación de políticas públicas e iniciativas sociales en materia de fomento a la lectura.

Esta encuesta se realizó a través de la aplicación de 5,845 cuestionarios en personas mayores de 12 años de todo el territorio nacional, tanto en zonas urbanas como en rurales, arrojando una serie de datos muy reveladores y, al mismo tiempo, interesantes, como los que le comparto a continuación:

  • De los mexicanos consultados:
  • El 57.3% afirmó leer libros, el 55% periódicos, el 44.9% redes sociales, el 38% revistas, el 25.2% sitios de internet, el 16.6% historietas o cómics y el 13.4% blogs en internet (las cantidades presentadas suman más del 100% porque la pregunta permitía una respuesta múltiple).
  • El 86.6% lee libros sólo impresos, el 3.3% sólo en digital y el 10.1% en ambos formatos.
  • El 96% lee periódicos y revistas impresos, el 15% historietas y cómics digitales, el 36% lee páginas y blogs de internet a diario y el 54% lee redes sociales a diario.
  • De los libros que se leen, el 59.1% son comprados, el 46.2% regalados, el 40.6% prestados, el 15.9% consultados en bibliotecas o salas de lectura y sólo el 11.6% descargados gratuitamente en internet.
  • De los libros que compramos, el 69.8% los adquirimos en librerías, el 18.6% en ferias del libro, el 17% en tiendas de autoservicio o departamentales, el 16.9% en puestos ambulantes y el 9.8% en mercados o tianguis.
  • En el 43.8% de los casos, los padres son quienes nos animaron a leer y los maestros en otro 60.5% de los casos.
  • En el 44.3% de los casos leemos por entretenimiento, el 30.5% para estudiar, el 11.8% para informarme, el 11.2% para trabajar y el 10.9% porque le leemos a nuestros hijos.
  • Las razones más comunes por las que no leemos son las siguientes: Por falta de tiempo (79.9%), porque nos da flojera (21.3%), porque no nos gusta (14.6%), porque preferimos otras actividades (12.3%) y por cansancio (11.5%).
  • El promedio de libros que leemos cada mexicano es de 5.3 al año, de los cuales 3.5 los leemos por gusto y los otros 1.8 por necesidad.
  • Según datos del Centro Regional para el Fomento del Libro en América Latina y el Caribe (CERLALC), en el 2012, el país más lector del mundo era Finlandia con 47 libros por año, mientras que España destacaba con un promedio de 10.3 libros anuales, Portugal le seguía con 8.5 y después venían países latinoamericanos como Chile con 5.4, Argentina con 4.6, Brasil con 4 y Colombia con 2.2, por lo que México actualmente estaría por encima de estos últimos países mencionados.

Dentro de las conclusiones y/o reflexiones que arroja la encuesta, se destacan las siguientes:

  • Se registra una diversificación en los materiales y formatos de lectura, por lo que se lee más.
  • El principal motivo de la lectura en México es el entretenimiento.
  • Las plataformas y formatos digitales cada vez tienen más preferencia en la lectura.
  • El estímulo de padres y maestros en la infancia es un factor muy importante en la formación de lectores.
  • Garantizar el acceso al libro es algo fundamental.

Si Usted desea conocer más sobre el contenido íntegro de esta encuesta, puede consultar sus resultados completos en la página web: observatorio.librosmexico.mx

A manera de cierre, debo señalar que la lectura es fundamental para incrementar el nivel cultural de toda sociedad, además de promover una mayor capacidad de asombro e imaginación, así como mejorar nuestras habilidades gramaticales y particularmente de escritura.

Considero que el hábito de la lectura en México se va arraigando cada vez más, particularmente en las nuevas generaciones, aunque sea a través de herramientas tecnológicas como son las tabletas o los propios celulares inteligentes, lo importante es que todos leamos con asiduidad y agrado, nos mantengamos informados del acontecer cotidiano mediante periódicos, revistas y redes sociales como el twitter, al mismo tiempo que disfrutemos obras literarias actuales o, bien, clásicas que nos permitan viajar por distintos tiempos y espacios.

Si Usted es padre de familia, maestro o simplemente tiene la oportunidad de hacerlo, fomente todos los días la lectura en nuestros niños y jóvenes, hágalo a través de un buen consejo u obsequio pero, sobre todo, con el ejemplo. La televisión y las nuevas tecnologías son medios que nos entretienen y divierten fácilmente, pero un buen libro o una revista interesante nos pueden inspirar para lograr muchas cosas positivas en nuestra vida.

Como es costumbre, agradezco el favor de su lectura y atención. Lo espero, una vez más, el próximo sábado.

Correo electrónico: carlosromo38@hotmail.com

Twitter: @josecarlos_romo