Alea Iacta Est

David Reynoso Rivera Río

“La suerte está echada”.

Desde hace miles de años, los romanos se distinguían por ser fervientes seguidores de todo tipo de augurios y mística. A pesar de ello, cada que alguna cuestión sucedía, ellos afrontaban su destino y salían unidos a buscar la mejora colectiva de toda su civilización. En vista de todo ello, nadie puede negar que este pueblo se haya convertido en uno de los imperios más admirables y poderosos que ha visto la historia humana.

En Aguascalientes, el domingo pasado la suerte se echó, la democracia jugó y en virtud de ello es que al momento, sin poder LEGALMENTE dar por ganador a uno u otro candidato, únicamente contamos con indicios y conteos preliminares que indican preferencias por cierto candidato al gobierno del Estado y por algunos otros a los diversos cargos de elección popular que se pusieron en juego.

Como buenos ciudadanos, habrá que estar muy pendientes acerca del resultado final y más aún, pendientes de los procesos jurisdiccionales que pueden devenir en caso de que los candidatos y partidos consideren que existieron violaciones a los principios rectores de todo procedimiento electoral. Una vez validada la elección, entregadas las constancias a los candidatos electos y finalizados los medios de impugnación, entonces podremos conocer a ciencia cierta el nombre de todos aquellos que tendrán en sus manos legislar por Aguascalientes y también aquellos que tendrán el privilegio de fungir como directores de la administración pública en su vertiente municipal o estatal.

Tras el análisis semanal que se realizó en este espacio y hoy, a pocos días de que este finalice, estoy en condiciones de afirmarles que me llevo un amargo sabor de boca en cuanto al nivel de participación ciudadana y peor sabor en cuanto a la denigrante e innecesaria guerra sucia que lamentablemente distinguió a candidatos, ciudadanos y partidos. A pesar de aún no conocer legalmente el nombre de los ganadores, me atrevo a exponer ante ustedes que mi deseo es que el gran vencedor de este proceso electoral sea Aguascalientes, por ello es importantísimo que para lograrlo, TODOS participemos en ello. No se trata únicamente de ir a votar, se trata de darle continuidad, exigencia y vigilancia ciudadana a los proyectos ganadores. Es momento de dejar atrás las pasiones y el fanatismo para entender que con todo el esfuerzo que miles de ciudadanos pusieron en las diversas campañas podemos continuar trabajando por el único y común objetivo que nos une: hacer que nuestro querido Aguascalientes siga creciendo y llenándonos de orgullo.

Hay que saber reconocer cuando las cosas se hacen bien y buscar siempre no sólo mantenerlas, sino también superarlas. Sin importar preferencias partidistas, no conozco persona que se atreva a no sentirse orgullosa de ser de Aguascalientes y gozar de esta gran calidad de vida. En los últimos años hemos obtenido un sinfín de reconocimientos que abarcan cuestiones tan diversas como el exponencial crecimiento económico, las finanzas sanas, el blindaje de seguridad, entre muchos otros.

Mi deseo hoy, es que sigamos haciendo que las cosas buenas sucedan.

NO LO OLVIDEMOS: SÍ SE PUEDE… Aguascalientes es y será siempre de su gente; la gente buena.

Correo: davidreynoso40@hotmail.com

Twitter: @davidrrr