Al llegar a la edad de las ilusiones, Itzel Porto Camarillo, fue protagonista de un maravilloso festejo dedicado especialmente para ella.
Justo al medio día, la joven acudió en compañía de sus papás, Gabriel Porto y Minerva Camarillo, así como de su madrina, Sarey Rodríguez Camarillo, a la Catedral Basílica de Nuestra Señora de la Asunción, para agradecer en familia las bendiciones que ha recibido durante su existencia, al igual que en su recién estrenada juventud, durante una solemne misa.
El sacerdote oficiante recibió con agrado a la guapa quinceañera, a quien ofreció sus oraciones e invitó a los presentes a unirse a él para pedir a Dios derrame su gracia sobre ella y su familia y sobre quienes la rodean.
Le dijo que si bien el camino que ya comenzó a recorrer no será sencillo, deberá cruzarlo con pasos firmes, con buenas decisiones y con proyectos bien cimentados, para que al final del camino goce de una madurez sólida.
Escoltada por sus chambelanes y compañeros de secundaria, la encantadora señorita, se retiró del recinto sagrado, para formar parte importante del festejo que tenían preparado para ella sus padres.
Las cabañas del Sauz, en Calvillo, se convirtieron en el lugar perfecto para celebrar su décimo quinto aniversario, al que arribó acompañada por supuesto con sus amigos, disfrutando de una tarde en la alberca y apreciando los hermosos jardines del lugar, todo eso como parte de su regalo de cumpleaños.