Autoridades niegan rotundamente que el error cometido el jueves pasado por elementos del Instituto Estatal de Seguridad Pública, al izar la bandera en la Plaza de la Patria, haya tenido fines de protesta política; Lorenzo Rodríguez Gallardo, director general de Acción Cívica, recalcó que en nada tiene que ver el ejército en este incidente fortuito, que extrañamente coincidió con similares situaciones en las capitales de Colima y Baja California.
“Es un tema en el cual la gente tiene sus propias opiniones en redes sociales, qué bueno que esté atenta al uso de los símbolos patrios obligados al respeto; que cuestione en vez de hacer controversias, que se ocupe y preocupe. Es un llamado de atención a nosotros como autoridad a estar más atentos en el uso de los lábaros patrios, hay un reglamento al respecto que se debe cumplir”, destacó.
El funcionario estatal enfatizó que en cuanto se percibe la lluvia, por respeto a la bandera, se debe arriar; así se hizo en el transcurso de la mañana del jueves, más cuando se detectó la grave falta que habían cometido los encargados de hacer honores ese día, al colocar la bandera de cabeza.
“Está prohibido volver a subir la bandera en el transcurso del día; se debe izar a las ocho de la mañana, y acarrarse a las seis de la tarde, pero si por algo se debe levantar antes, ya no se puede volver a izar”, explicó.
Reiteró que se niega categóricamente la especulación que se generó ante este hecho, que calificó como fortuito; insistió en que se exageró sobre el incidente ocurrido, sin embargo, reconoció que no se puede omitir la falta de respeto que implicó para los símbolos patrios, por lo que aseguró que ya se realizaron las amonestaciones correspondientes.
“Se corrigió a los 15 minutos, sabemos que está la atención puesta en el tema, pero se corrigió de inmediato. La decisión de las sanciones estuvo en manos del Instituto Estatal de Seguridad, por estatuto ellos tienen un reglamento interno en el que aplica, por este hecho, desde una amonestación privada, pública, arresto de 12 a 36 horas, ya sea en el ámbito civil o cuando se trata de omisiones o daños mayores”, puntualizó.
Finalmente, puntualizó que en el ámbito público se podrían aplicar sanciones similares, siendo severamente castigados actos como el romper en público la bandera, negarse a hacer honores, arrastrar la bandera, tirarla al piso o ultrajarla.
“Son multas tasadas de acuerdo a gravedad, que oscilan de los 10 a los 50 salarios mínimos, aunque la Ley, a partir del próximo año no nos permitirá cobrar así, sino con unidad de medida de actualización”, detalló.