De manera oficial son precandidatos y por lo mismo sólo pueden presentar bosquejos de lo que se proponen hacer si sus partidos los designan sus candidatos, sin embargo se da por descontado que Lorena Martínez Rodríguez, por el PRI, y Martín Orozco, del PAN, serán adversarios por el gobierno del estado.

En el papel aparecen también Juan Manuel de Alba Ortega y Jaime González, como aspirantes del Revolucionario Institucional y de Acción Nacional, respectivamente, pero salvo los mensajes electrónicos y en algunos actos donde aparecen acompañando a Lorena o a Martín, los militantes no conocen cuáles son sus planes como para atraer el voto interno, por consiguiente es más bien una intervención presencial para cumplir la exigencia de ley y pueda haber precampañas, de otra manera tendrían que haberse esperado hasta que fueran designados como candidatos y entonces sí llevar a cabo una campaña de difusión, pero se habría perdido un tiempo valioso.

De los puntos que planteados por Lorena Martínez, destaca el más reciente que se refiere a la educación, al considerar que este sector tiene la cobertura necesaria y lo que corresponde a la próxima administración es darle mayor impulso, garantizando con ello que la totalidad de niños y jóvenes accedan a este derecho, al mismo tiempo brindar atención a jóvenes y adultos que no han cursado o tienen incompleta la primaria, secundaria y bachillerato, y como prioridad están las personas mayores que por circunstancias de la vida no tienen estudios.

Igualmente, propone que a la par que se trabaje el nivel académico, que involucra ciencia y tecnología, se ponga especial esmero a educación física y a las actividades deportivas y recreativas y hacer de Aguascalientes un centro de capacitación continua para el personal docente.

Con lo anterior levanta el estandarte de Griselda Álvarez Ponce de León, primera gobernadora que hubo en México, que tenía como credo “educar para progresar”, lo que le permitió desplegar una intensa labor a favor de la educación y diversos programas que dejaron amplio beneficio al estado de Colima en los seis años de su gestión (1979-1985), además de que con ella se rompió el tabú de que una mujer ocupara el máximo cargo en una entidad.

Otro proyecto que tiene Lorena es crear Ciudad Mujer, que será un espacio para el desarrollo sano y libre de violencia de ellas sin importar edad, condición social o económica, que ofrezca atención psicológica y asesoría jurídica a esposas, hijas y jefas de familia y a quienes lo requieran darle opciones de crecimiento económico y social.

Por su parte Martín Orozco Sandoval establece que el principal reto en las elecciones del 5 de junio es recuperar la confianza de los ciudadanos, en función que la sociedad está cansada de todos los partidos políticos y sistemas de gobierno, debido a la impunidad, la corrupción y el cinismo de la clase política. Su oferta la enfoca a que, entre lo que se dice y se debe haber congruencia, porque quien engaña por tal de lograr el apoyo se engaña a sí mismo y termina por quedarse con las manos vacías. La vida personal es el espejo de lo que será en el servicio público y su propósito es demostrar que se debe confiar en quien siempre es razonable en todos sus actos.

En este mismo sentido, aseguró que la iniciativa ciudadana de 3 por 3 que es obligatoria para todos los candidatos a un cargo de elección popular y los servidores públicos en general, como una barrera anticorrupción, con lo que se pueda redimir la credibilidad colectiva. Sostuvo que en lo personal se ha conducido con transparencia, rendición de cuentas y honestidad, convencido que quienes han tenido o tienen un cargo en el servicio público deben ser ejemplo en su comportamiento, obligándose a ser abiertos, transparentes y dispuestos a no utilizar el erario para fines distintos a lo que está previsto.

Tanto Lorena como Martín son los únicos que han delineado algunos anteproyectos, lo que desde ahora deben ser analizados y valorados para considerar en qué favorecería a los aguascalentenses, con lo que se puede empezar a colorear el voto.

PRENDE LA MECHA

Todavía no aterriza en Aguascalientes y ya Uber ha desencadenado una polémica extra, la más reciente se vive con varios propietarios de camionetas de procedencia extranjera que tienen prohibido utilizarlas como transporte de personal, debido a que carecen de licencia para dar este servicio y ser una competencia desleal de las “combis”.

Es un problema que tiene varios años y que han denunciado los transportistas que trabajan entre los municipios, en virtud que esos vehículos se encargan de trasladar y recoger trabajadores al Parque Industrial del Valle de San Francisco y a empresas que están en otros puntos del estado.

La queja la centran en que la autoridad desconoce quién es el propietario de la unidad y quién es el chofer, carece de seguro para viajero y en caso de un accidente no hay quien responda, al mismo tiempo no tiene permiso para el servicio público, por lo que no paga impuestos.

Ante esa realidad los dueños de los automotores “chocolate”, e incluso nacionales, señalan que se puede proporcionar el servicio a un precio más reducido y en mejores condiciones para los usuarios, por lo que si se autoriza el ingreso de taxis Uber van a pugnar para que igualmente a ellos se les permita trabajar.

Bajo el principio que no puede haber discriminación estarán atentos a la respuesta que de el gobierno a los promotores de esos automóviles, que aunque brindarán el mismo servicio que los taxis tienen diferencias y una de ellas es que llegarían a trabajar un mercado ocupado sin tener la concesión correspondiente.

El fondo radica en que hasta ahora el gobierno del estado ha tenido control absoluto en torno a las licencias para trabajar el transporte público, pero si permite el ingreso de Uber tendrá que hacerlo con los demás servicios, trátese de autobuses urbanos, “combis”, escolares, de personal, de carga, etc.

Es categórico que la libre empresa debe funcionar en cualquier campo, pero siempre bajo reglas, de lo contrario habrá una fractura en las normas que rigen a la sociedad.

PADRÓN DE ADOPCIONES

El nuevo reglamento de la Ley General de los Derechos de los Niños, Niñas y Adolescentes, obliga a tener un sistema de información que registre a todos los infantes adoptados y susceptibles de adopción, además debe incluir un listado de las personas solicitantes y de los procesos abiertos y concluidos. Con esto se busca terminar con la opacidad sobre adopciones en México, toda vez que por costumbre los sistemas DIF estatales no tenían la obligación de reportar sobre los niños candidatos a adopción, ni de las solicitudes de adopción y los procesos en curso. Por obligación se llevará un registro único nacional, de manera que en cuanto haya un solicitante acorde al perfil de un niño o niña, va a poder adoptar en cualquier parte de la República, por ejemplo si alguien en Jalisco coincide con alguien en Guanajuato, no tendrá que hacer un nuevo trámite, incluso con este procedimiento si no hay el perfil que se pretende del pequeño en México, se abre la adopción internacional, explicó la coordinadora del Centro de Estudios de Adopción, Pamela Ornelas. Indudablemente que es una excelente noticia para quienes buscan adoptar y tienen que ir de un lugar a otro a cumplir todos los requisitos para que les abran un expediente en cada lugar y abrigar la esperanza que cristalice su intención, en cambio con un sistema nacional ya no tienen que hacerlo sino que su caso se ingresa al sistema de información y desde ahí podrán indicarles en qué parte del país se tiene una respuesta o si la hay en otro lugar del mundo.