Miguel Domínguez
Agencia Reforma

REYNOSA, Tamaulipas 18-May .- Cientos de taxistas que trabajan de manera irregular realizaron una marcha y manifestación, presuntamente convocados por el crimen organizado, para reclamar al Gobierno del Estado la devolución de 161 vehículos de decomisados y la liberación de siete choferes encarcelados, tras los operativos de las autoridades del Transporte.
Alrededor de las 8:00 horas inició la protesta que afectó la vialidad del Bulevar Morelos, desde la Plaza Río hasta la Avenida Praxedis Balboa, por donde marcharon los taxistas con mantas y pancartas en las que acusan al Gobierno estatal de tratarlos como delincuentes.
Los líderes de la manifestación aseguraron que acudieron mil 500 trabajadores del volante.
Medios radiofónicos de esta frontera difundieron ayer llamadas telefónicas interceptadas de presuntos mandos del crimen organizado, quienes amenazaban a los taxistas piratas con atenerse a las consecuencias si no acudían a la protesta y a los concesionarios regulares si los veían trabajando.
Durante la marcha, un taxi que operaba normalmente fue agredido en una gasolinera del HEB Morelos por los manifestantes, quienes quebraron los vidrios del vehículo Tsuru y amagaron con golpear al conductor acusándolo de esquirol.
Al llegar a Praxedis Balboa, los inconformes avanzaron 200 metros hacia la sede del Gobierno estatal, en donde lanzaron arengas contra el Gobernador Francisco García Cabeza de Vaca y la Alcaldesa Maki Ortiz.
Una comitiva fue recibida por el Delegado estatal del Transporte, Francisco Nájera, quien sólo prometió hacer llegar sus inquietudes al Secretario General de Gobierno, ya que dijo no tener facultades para atender sus peticiones.
El Gobierno de Tamaulipas advirtió que los operativos contra taxis piratas iniciados el 8 de mayo continuarán y que no liberarán los autos que prestaban el servicio sin documentos o concesión, ya que es un delito.
Poco antes de las 13:00 horas los manifestantes se retiraron del edificio gubernamental.
Los líderes de la movilización advirtieron que hoy podrían hacer un paro de todo el transporte público en la ciudad, además de cerrar el puente internacional como medida de presión para liberar a los choferes detenidos, los autos confiscados y frenar los operativos de la subsecretaría de Transporte.
A través de un comunicado, la Secretaría de Finanzas del Estado reportó que en 10 días suman 1 mil 020 taxis y 256 unidades de transporte público urbano revisados en los operativos.
En estas inspecciones, precisó la dependencia, han decomisado 161 unidades de alquiler que operaban sin concesión y por ser vehículos extranjeros importados ilegalmente; además de arrestar a siete choferes por otros delitos.
La dependencia añadió que los operativos no sólo buscan poner orden en la prestación del servicio del transporte público, sino atacar las fuentes de ingresos y capacidad de vigilancia de los grupos delictivos que operan en esta ciudad.