Staff
Agencia Reforma

MONTERREY, NL 16-Jun.- General Motors Co. (GM) dijo hoy que podría abrir un parque de proveedores cerca de su planta de SUV en Arlington, Texas, lo que generaría la relocalización de 600 empleos de México a Estados Unidos y una mayor concentración de autopartes de fabricación estadounidense para sus modelos Suburban y Cadillac Escalade, reportó el diario The Wall Street Journal.
En su edición en línea, la publicación indicó que muchos de esos empleos estadounidenses trabajarán para International Automotive Components Group, proveedor de interiores con sede en Luxemburgo y fundada por el actual Secretario de Comercio, Wilbur Ross. La empresa será ancla en las instalaciones de proveedores.
La decisión de GM viene luego de que la Administración Trump considera cambios al Tratado de Libre Comercio y los legisladores republicanos consideran un impuesto de ajuste fronterizo, que haría más caro a las empresas importar partes del extranjero, señaló el diario.
Mejorando el número de partes estadounidenses podría aliviar los riesgos comerciales para los autos más rentables de GM y las SUV pesadas ensambladas en su planta de Arlington.
Analistas estiman que el margen de utilidad en las SUV puede superar los 15 mil dólares. Cualquier arancel en los componentes de las camionetas podría afectar las utilidades, mencionó el Journal.