Aguascalientes tiene ya 25 años de realizar transplantes

El nivel de eficacia es muy elevado: Rafael Reyes

Este año, el Hospital Hidalgo cumple 25 años de llevar a cabo una actividad trasplantadora muy fructífera con un total de 1,500 de estos procedimientos, informó Rafael Reyes Acevedo, jefe del programa de trasplantes de la institución.

Indicó que actualmente, la eficiencia en la sobrevida de los pacientes que son trasplantados en Aguascalientes es del 95% de éxito, nivel de eficiencia “similar a los mejores hospitales del país y el extranjero”.

El médico indicó que la mayoría de los pacientes que esperan ser trasplantados son derechohabientes del IMSS; la mayoría de los enfermos, es decir, el 70%, son pacientes del estado, el resto es de otras entidades del país, ya que sigue habiendo una influencia importante en la región y esos pacientes se acogen a las facilidades que el hospital les pueden otorgar, para hacerles posible el tratamiento, lo que en otras condiciones sería un procedimiento costoso e inaccesible.

La productividad en materia de trasplantes es de entre 70 y 90 por año; “ahora llevamos alrededor de 30”, sin embargo, confió en que se superen las 70 cirugías de trasplante de riñón. Aclaró que siempre hay un riesgo de pérdida de injertos por diversas complicaciones como puede ser recurrencia de enfermedad original, la disminución de defensas y la aparición de enfermedades oportunistas o incluso el cáncer.

Subrayó como una de las causas que han contribuido al fracaso de trasplantados es la poca adherencia de apego al tratamiento, esto es que los pacientes se alejan de los tratamientos, por muy diversas causas incidiendo de forma importante en que el resultado final del trasplante no sea exitoso.

“Las causas que provocan un daño severo a los riñones no se han establecido con contundencia, sin embargo, jornadas laborales extenuantes, una mala alimentación y mala hidratación se han hecho presentes en la enorme mayoría de los casos, por lo que esas condiciones se asocian claramente con este tipo de enfermedades”, dijo el coordinador del programa de trasplantes.

“No se ha demostrado directamente que el agua tenga un papel relevante en esto, hay un grupo grande de pacientes que desarrollan enfermedad de forma silenciosa, en la mayoría se les detecta el padecimiento ya cuando requieren ser dializados”.

No obstante que no hay un convencionalismo médico en torno a lo que provoca la insuficiencia renal, se ha especulado una mayor prevalencia de la enfermedad en trabajadores de ingenios azucareros. Se han hecho estudios serios y parece haber una relación entre pacientes con largas jornadas de trabajo en condiciones de extenuantes de trabajo, incluso los migrantes, quienes son sometidos a largas jornadas de trabajo y pésima alimentación.

Finalmente, indicó que los retos que tiene actualmente el programa van en tres vertientes: la primera, es aumentar el número de donaciones de personas fallecidas; la segunda, es la transmisión de conocimientos, es decir, hacer escuela para preparar a un número mayor de médicos y personal para las cirugías de trasplantes; y por último, hacer una realidad para más personas pobres que accedan a este tipo de programas de trasplante de riñón.