Aguascalientes da su primer paso en la industria espacial al lanzar su primer satélite con tecnología cien por ciento desarrollada en las aulas de las universidades locales, afirmó Felipe Valero, presidente de “Inventor House”, una agrupación dedicada al desarrollo de inventos y artefactos relacionados con la industria aeronáutica.
Al poner fin al Foro Internacional de Emprendimiento en Alta Tecnología (FIEAT), evento en el que participaron varios tecnólogos y científicos de varias partes del mundo, Felipe Valero afirmó que para el país, la industria espacial es un paso que se acaba de dar con el desarrollo de tecnología y la aplicación de protocolos internacionales encaminados al uso y aplicación de modelos tecnológicos que hoy en día emplean naciones desarrolladas.
Explicó que estudiantes de preparatorias tecnológicas como los CBTIS y el Tecnológico de Monterrey, en un taller de ocho horas, lograron desarrollar aplicaciones matemáticas e informáticas que actualmente se emplean en centros aeroespaciales para poner en órbita satélites cuyas aplicaciones son muy diversas, y que van desde el tema climático hasta los relativos a la medición de superficies y distancias con mecanismos de alta precisión.
“Actualmente hay tecnología que ya hace este tipo de aplicaciones, sin embargo, de lo que estamos hablando ahora es de tecnología desarrollada específicamente, por tecnólogos locales y personas muy jóvenes que no rebasan los 17 años, que cursan su preparatoria y con presupuestos inferiores a los mil dólares”, especificó Felipe Valero, ingeniero en informática que estuvo trabajando en la Agencia Espacial Mexicana (AEM).
Por ahora, Felipe Valero se encuentra en Aguascalientes al frente de Inventor House, estimulando a los jóvenes que se interesen en el tema de la industria espacial.
Durante una sencilla ceremonia de clausura del FIEAT, y en la que fue lanzado un satélite de los llamados “Can Sat”, prototipos desarrollados en Japón y Estados Unidos en el 2013 y con los que, en el interior de una lata de refresco, fueron colocados dispositivos electrónicos capaces de medir al menos 10 variables atmosféricas como presión, temperatura, humedad, dirección y velocidad del viento entre otras, constituyendo la base cognoscitiva de lo que se conoce hoy como industria espacial.
Dijo que hace pocos meses, en una universidad tecnológica local fue lanzado un satélite de este tipo por tecnólogos, maestros y estudiantes de esta universidad, asistidos por científicos de la NASA, cuyos resultados fueron muy positivos, sin embargo, “lo que ocurrió hoy fue un experimento muy similar, pero con la diferencia de que toda la tecnología, estrategia y desarrollo técnico empleados, estuvo a cargo de estudiantes preparatorianos locales, sin contar con la ayuda de la NASA”.
Estamos ante el nacimiento de una incipiente industria aeronáutica local, en donde fue empleada la creatividad y el ingenio de chicos aguascalentenses, deseosos de destacar en esta industria que está actualmente muy competida y a la que llegamos, no tarde, sino muy a tiempo”, dijo.