Aguascalientes se mantiene libre de la operación de cárteles de las drogas, afirmó el General Juan Manuel Espinosa Valencia, comandante de la 14ª Zona Militar con sede en Aguascalientes y dijo que la entidad está blindada ante el potencial arribo de criminales de entidades vecinas.
Indicó que la Secretaría de la Defensa Nacional en coordinación con otras corporaciones e instituciones, lleva a cabo un trabajo conjunto para evitar que bandas de criminales se instalen y operen en Aguascalientes.
“Hasta ahora no hay ningún cartel de las drogas operando en Aguascalientes, la entidad está libre de este tipo de actividades, sin embargo, ello no quiere decir que no se pueda dar un caso así, por ello se desarrolla un trabajo coordinado y cotidiano, para cerrar las fronteras a este tipo de organizaciones criminales”.
Evaluó como positivo el trabajo desempeñado de forma conjunta en las puertas de acceso Norte y Sur, en donde se llevan a cabo verificaciones, empleando el sistema de imágenes de rayos X, lo que permite revisar vehículos de una forma más eficiente y rápida.
“Así es como nos damos una idea de lo que transportan”, sin ocasionar problemas a los conductores cuyas unidades son revisadas por elementos del Ejército mexicano.
Por otro lado, informó que este año se continuará con las campañas de despistolización, ya que tan sólo el año pasado lograron captar poco más de 1,200 armas de fuego, las cuales fueron destruidas.
El programa de canje de armas de fuego con la población tiene por objeto el reducir el armamento que actualmente está en manos de civiles. Siempre ha sido un problema más que un beneficio, porque frecuentemente nos enteramos de que alguien perdió la vida por el inadecuado manejo de estas armas en casa, sobre todo los niños, quienes al no saber lo que manipulan y sus implicaciones, se han dado casos terribles de homicidios, por eso es que la Sedena trabaja en conjunto con las autoridades estatales para recoger el mayor número de pistolas posible.
Explicó que la Defensa Nacional no cuestiona a los ciudadanos que libremente acuden a canjear sus armas por dinero en efectivo. Se les da de 2 a 5 mil pesos, dependiendo del calibre y el estado físico del arma.
En dicho programa, la participación del Gobierno del Estado, de algunos municipios y la iniciativa privada, ha sido muy valiosa para poder captar un mayor número de armamento, dijo el general Espinosa Valencia, luego de explicar que una vez que se decomisan, éstas son destruidas, disminuyendo así el armamento que posee la sociedad.