Aguascalientes está blindado ante un nuevo brote de influenza aviar tipo “H7N3” en granjas de pollo en cuatro estados del país, incluido Jalisco, aseguró el delegado de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), Ernesto de Lucas Palacios.

“Recuerden que el presidente nacional de la Asociación Nacional de Avicultores es César Quezada, o sea que si alguien está al pendiente del estado de Aguascalientes son ellos como productores locales”, refirió en torno a los protocolos de bioseguridad en las estaciones de producción de pollos.

De Lucas Palacios enfatizó que Aguascalientes tiene más de tres años sin presentar brotes de influenza aviar, derivado de condiciones diametralmente diferentes a las granjas de Puebla y Oaxaca, en las que se presentaron las afectaciones de muertes de aves por este patógeno.

Indicó que los manejos y circunstancias son muy distintos, respecto a la forma en que se encuentra la producción estatal, que se caracteriza por una vacunación periódica de los pollos, así como un sacrificio con altas condiciones de higiene en rastros Tipo Inspección Federal.

Detalló que en este momento se tiene control de muestras para la detección de enfermedades en ejemplares muertos en periodos de 20 días desde que se registró el último brote en Aguascalientes, que se complementan con medidas de vigilancia en trazabilidad e inocuidad.

Señaló que las actividades de inspección en las granjas avícolas del estado están a cargo del Servicio de Sanidad, Inocuidad, y Calidad Agroalimentaria (Senasica) de manera directa sin la intervención de las delegaciones federales.

Asimismo, subrayó que los problemas por brotes generados en Jalisco no se ubican en localidades vecinas a la entidad como lo son Lagos de Moreno, Jalostotitlán, San Juan de los Lagos, sino en zonas productivas en la región centro de aquel estado.