Cuando menos el veinticinco por ciento de los trece mil docentes de educación básica en Aguascalientes padecen de las agresiones directas de los estudiantes y de muchos padres de familia, donde las escuelas de la zona oriente citadina son las más sensibles y peligrosa para los profesores, donde cada final de ciclo lectivo solicitan cambio de plantel, denunció ayer el dirigente del SNTE, Mario Armando Valdés Herrera.

Los cincuenta planteles educativos más riesgosos en Aguascalientes se ubican en el oriente citadino, a causa de la desintegración familiar, por la ausencia de los padres de familia ante los hijos, la falta de empleo, la falta de respeto hacia la autoridad educativa y de los propios maestros, apuntó.

Hay escuelas completas que practican la violencia hacia la autoridad educativa, ya sea al rayar los coches de los docentes, les tiran piedras, incluso niños de primer grado los muerden o los pellizcan y el maestro debe aguantar pues comprende los derechos de los infantes y además sabe que esas actitudes provienen del seno del hogar que no corrige a tiempo el comportamiento de los menores.

Incluso, una escuela tuvo que protegerse con elementos de seguridad publica para impedir el ingreso de una madre de familia que iba a golpear a quien podía.

Mario Armando Valdés aseveró que el problema del bullying es una realidad que no se puede soslayar ni ocultar, porque no se limita a problemas entre los alumnos, cada vez más se involucran padres de familia en contra de los trabajadores de la educación, de los estudiantes e incluso enfrentamientos entre los propios paterfamilias.

Urge emprender una estrategia desde la sección uno del SNTE para orientar a los padres de familia y fomentar una convivencia escolar sana en cada uno de los planteles del estado, enfatizó.

En entrevista con El Heraldo, Valdés Herrera citó el ejemplo de un maestro que fue agredido recientemente por padres de familia que ni siquiera pertenecían al plantel educativo, sino que eran vecinos de un alumno de esa escuela, sin tener evidencias y el SNTE le dio el apoyo competente al docente tras realizarse la investigación pertinente.

Es un problema que existe en todas las escuelas de Aguascalientes y no se puede permitir que continúe y aunque es una realidad que se ha presentado en la historia educativa, en los últimos meses se ha intensificado la ocurrencia del bullying.

Tan sólo se tienen registrados que más de tres mil maestros de Aguascalientes que enseñan en la educación básica han sufrido agresiones, incluso desde niños de primero de primaria que los muerden o los golpean, donde muchos de esos casos de docentes no son denunciados ante la imposibilidad de resolver los asuntos, ya que impera la desintegración familiar en muchos hogares.

Adicionalmente, mencionó que el sábado pasado observó una pelea física entre estudiantes de una preparatoria del Cedazo, lo que obliga a todos a tomar cartas en el asunto, porque cada quien tiene su responsabilidad y sus áreas de competencia y de acción, desde el IEA, SNTE, padres de familia, directores, escuelas y las diversas instancias de los gobiernos y especialmente seguridad pública para salvaguardar esos planteles con más riesgo.

Agregó que se debe buscar la manera para sacar adelante a los niños, adolescentes y jóvenes, alejándolos definitivamente de la violencia hacia sí mismos, con sus compañeros, con las autoridades educativas e incluso con los propios padres de familia.

Además, el dirigente seccional del SNTE comentó que la denuncia es poca por parte de los maestros, a causa del crecimiento de los derechos de los niños y de los adolescentes, ya que cuando se ha hecho sencillamente no ha sucedido nada y no se han corregido estas situaciones de bullying.