De una emotiva celebración eucarística fue protagonista la señora Patricia Ortiz Cuéllar, para agradecer a Dios por 80 años de vida.
Acompañada por sus hijos y nietos recibió, en la capilla Juan Pablo II, un cálido mensaje por parte del representante de Cristo, quien la reconoció como ejemplo de vida cristiana para su familia, primeramente en su vida como hija y, posteriormente, como madre.
La señora Patricia Ortiz recibió orgullosa la sagrada hostia al igual que todos sus seres queridos, quienes en un momento de meditación, elevaron sus plegarias y ofrecieron su comunión en favor de la salud de su madre y abuela, pidiendo al creador la bendiga y la conserve por muchos años más al frente de la familias.
Para continuar con un día lleno de gozo para la festejada, organizaron para ella un gran banquete en su domicilio particular, al que acudieron, amigos, familiares y demás allegados a la homenajeada, compartiendo la maravillosa ocasión y ofrecieron para ella, tiernos y sinceros abrazos de felicitación externando así la alegría de formar parte de la inolvidable ocasión.

Compartir
Artículo anteriorSon esposos
Artículo siguienteDía inolvidable