Una tarde soleada permitió que Gerardo Ramírez celebrara con un maravilloso festejo, un aniversario más de vida.
Rodeado de sus familiares y amistades más cercanas, el cumpleañero compartió la alegría de formar parte de sus vidas y más aún agradeció el acompañamiento en ese día tan especial como es su cumpleaños.
Un exclusivo salón, enmarcó el emotivo agasajo y fue el lugar ideal para que el homenajeado, diera una calurosa bienvenida a cada uno de los asistentes, a quienes invitó a ocupar sus lugares con la finalidad de pasar la mejor de las tardes y quienes para él, obsequiaron bonitos regalos que con mucha satisfacción recibió.
Gerardo recorrió cada una de las mesas para agradecer a sus allegados el haber compartido con él la conmemoración de su nacimiento, además de tomarse la tradicional foto del recuerdo.
Un delicioso banquete, bebidas refrescantes, música de fondo, un ambiente agradable y por supuesto la amistad que los une, fueron los elementos que tanto el festejado como sus allegados, necesitaron para compartir el mejor de los festejos.
Con la mejor de las actitudes, los presentes brindaron en honor al homenajeado, deseándole que cumpla muchos años más.

Compartir
Artículo anteriorApagó las velitas
Artículo siguienteFeliz día