Fraccionamientos al sur de Rincón de Romos están siendo afectados por las fallas, afirma el geólogo Arturo Sotelo Rodríguez; recalcó que desde que se contemplaba la construcción del fraccionamiento Villas de Jesús, advirtió a los desarrolladores que una buena parte del sector noroeste estaba afectado por un par de fallas geológicas, separadas entre 15 y 20 metros en promedio, aún así se construyó y ahora no quieren indemnizar a los dueños de las viviendas, aún cuando hay algunas en las que corren peligro pues están a punto del colapso.

“Desde el mes de abril de 2002 se tenía contemplada la construcción de ese fraccionamiento, el 21 de Junio de ese mismo año la empresa Geofísica Aplicada a la Geotecnia completó el estudio normativo reportando la existencia del par de fallas mencionadas. Sin embargo, a pesar de ser tan evidentes, se autorizó la construcción del fraccionamiento; y sobre la falla principal y más activa se levantó una residencia”, recalcó.

El secretario del Colegio de Geólogos indicó que después de la carretera que comunica con Tepezalá, la falla La Paz, de dos kilómetros de longitud, continúa hacia el norte, afectando cuando menos diez casas de los fraccionamientos Potrero, Barrio de Guadalupe y La Paz, aunque en todo este tramo se está manifestando como una sola falla geológica, desapareciendo la paralela que originalmente la acompañaba, en su extremo sur.

“En el Sistema de Información de Fallas Geológicas y Grietas que editó y actualizó la SICOM, aparece la Falla La Paz, mocha e incompleta, por lo que es de esperar que se siga construyendo sobre ella, con plena complacencia de las autoridades en turno. En la Subcomisión de Sustentabilidad y Servicios de la CEDU, de la misma SEGUOT, se tuvo y se tiene que analizar la factibilidad de construir y seguir construyendo en el fraccionamiento La Paz bajo semejantes circunstancias geológicas”, enfatizó.

El experto en geología destacó que si bien se ha manejado que las falla geológicas aquí en Aguascalientes son consecuencia de la excesiva explotación de los mantos acuíferos, en Rincón de Romos la profundidad de yacer de estos es de solamente diez metros por lo que dicha teoría no es compatible al menos en esta zona.

“Todo esto sale a relucir debido a que el FONDEN no les quiere entregar la indemnización que por ley les corresponde a las familias afectadas por las falla geológicas, aduciendo que el fenómeno no es natural, a pesar del cúmulo de evidencias en contra. La casa que está ubicada en Francisco Guel Jiménez #1007, en el barrio de Guadalupe, es la más resentida por el fenómeno, estando a punto de caerse, por lo que es de extrema urgencia que cualquiera de los tres órdenes de gobierno intervenga para salvaguardar la vida de la familia que habita la vivienda”, recalcó.