Las protestas que la Coordinadora Nacional de Trabajadores de Educación (CNTE) no sólo han afectado a empresas transportistas locales, sino también a sucursales de compañías de Aguascalientes instaladas en la región en donde está el conflicto, afirmó Francisco Ruiz López, presidente de la Coparmex.
Hasta ahora, se tienen noticias de que se trata de 7 empresas del ramo de refacciones, textiles y gasolineras, sin entrar en detalle sobre el monto específico de los daños que han sufrido empresarios locales con inversiones en Michoacán, Oaxaca, Guerrero y Chiapas, principalmente.
Ruiz López dijo que las manifestaciones del magisterio se han excedido en el tema de los derechos humanos, porque si bien es cierto que la libre manifestación es un derecho consagrado en la Constitución, “no se puede enarbolar un derecho y pisotear al mismo tiempo dos derechos más como el derecho al libre tránsito y el derecho a la educación”.
“Resulta que los maestros no acuden a dar clases porque están presionando al gobierno para que anule la reforma educativa; ellos exigen que les sean respetados sus derechos, pero al mismo tiempo pasan por los derechos de las demás personas” destacó.
Apenas la semana pasada el dirigente de la Canacar, Roberto Díaz Ruiz había denunciado de la afectación de cinco compañías locales dedicadas al ramo del autotransporte de carga por el bloqueo carretero y ahora Coparmex confirma que siete empresas más, de otros ramos productivos, están en problemas por las manifestaciones de los agraviadores.
El líder empresarial hizo un llamado a la prudencia y a la calma a los grupos radicales de la CNTE, y les pidió que permitan el desarrollo de las actividades productivas en aquella región.
Estimaciones del sector privado en el país hablan de pérdidas cercanas al 2 % del Producto Interno Bruto (PIB).
“Es una cantidad estratosférica que bien pudo haberse evitado su pérdida de haber tenido mayor sensibilidad de parte de los maestros y de las autoridades para haber contenido el movimiento de los maestros, con base a negociaciones que dejaran satisfechas a ambas partes”.
Sobre la restricción a la libre circulación de personas y vehículos, dijo que con acciones así, se violan derechos humanos de la mayor parte de la población. Los bloques han sido constantes desde el recrudecimiento del conflicto y para el sector productivo han sido cuantiosas pérdidas ya que se han dejado de llevar mercancías a aquella zona o se ha impedido la salida de otras tantas de las que se producen en aquella región del país.
Por lo que hace a la no impartición de clases, consideró un desacierto de parte de los manifestantes dado que están pasando por encima de los derechos de las niñas y niños quienes deben de recibir instrucción escolar.
“El derecho a la educación debe ser un derecho de respeto generalizado por parte de los mexicanos, sin embargo, estos grupos de supuestos maestros han demostrado que no les interesa el respeto a los derechos humanos de las demás personas, pero sí exigen respeto a sus derechos como gremio”