La Cámara de Comercio en Aguascalientes llamó a los padres de familia a vigilar con esmero el uso que dan sus hijos, especialmente los menores de edad, a los dispositivos móviles que se conectan a la red, y cuidar que la influencia que reciben de sitios web y de relaciones que entablan a través de las telecomunicaciones no sea nociva.

Su presidente, Rubén Berumen de la Cerda, aseveró que hay auge en el sector comercio en las ventas de toda clase de artefactos para que las personas se adentren en la vida moderna que supone el uso de Internet.

Son artículos que cada vez con mayor frecuencia se están poniendo en las manos de menores de edad ávidos de participar en el uso de tecnología de vanguardia, sin embargo, cada compra de estos productos conlleva la gran responsabilidad de los adquirientes de vigilar que sea para el desarrollo de las personas y no para afectar la estructura social.

En ese sentido, sostuvo que hay honda preocupación por la clase de contenidos negativos a los que se puede acceder a través de estos dispositivos, así como de la clase de acciones ilícitas en las que se puede incurrir al recibir la influencia de terceros conectados a través de la red.

En todos los casos, dijo, los adultos que los están comprando para regalarlos o “premiar” a los menores de edad, deben asumir el encargo de no estar entregando riesgos para sus vidas.

Y es que cada día hay más información respecto de las consecuencias funestas que puede ocasionar un mal uso, pues se está hablando desde “juegos” malignos que los orillan a atentar contra sus propias vidas o fomentan el bullying, hasta participar en actividades aparentemente inofensivas que terminan siendo acciones fuera de la ley.

La Canaco, dijo, en el marco de la causa de responsabilidad social a la que está comprometida al ser un organismo formal, legal y al servicio a la comunidad, invita a los padres de familia a reflexionar acerca de lo que compran a sus hijos, y si bien están en posibilidad de entregarles un dispositivo móvil, pues que también vigilen su uso y aseguren que sea para su desarrollo escolar y personal, evitando que caigan en los tentáculos de la delincuencia cibernética de la cual también los adultos podemos ser presas.