Jorge Escalante
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 24-Sep.- Un promedio de 600 robos mensuales a trenes se cometen en Guanajuato y del incremento de este delito las autoridades locales culpan a la propia empresa Ferrocarriles Mexicanos.
Carlos Zamarripa, Procurador General de Justicia del Estado, responsabilizó a Ferromex, ya que, aseguró, los maquinistas realizan paradas no programadas justo en las zonas consideradas focos rojos de atracos.
“Hemos sostenido una serie de reuniones con las empresas ferroviarias para efecto de que no tengan paradas no programadas y, si las tienen, que den el aviso correspondiente para dar el resguardo.
“Nada más que, al final del día, los robos siguen aconteciendo en los mismos lugares y, curiosamente, la gente se sigue parando en los mismos lugares para robar”, explicó el funcionario.
A diferencia de Ferromex, subrayó el funcionario, la compañía Kansas City tiene una baja incidencia de este tipo delito debido a que han atendido las recomendaciones de las autoridades estatales.
“Básicamente, estamos hablando de las paradas no programadas, y en ello tiene que coadyuvar de manera fehaciente y decidida la empresa ferroviaria”, subrayó Zamarripa.

Los robos
El botín principal en los robos a trenes consiste en granos, aparatos electrodomésticos, acero, materiales para construcción y autopartes para vehículos nuevos.
Anualmente, la cifra es de 7 mil 200 incidentes, lo que representa un 80 por ciento de los 9 mil robos que acontecen en territorio nacional, de acuerdo con Ferromex.
Del total, 68 por ciento se comete cuando delincuentes cierran válvulas de freno, lo que obliga a detener la marcha del tren; 30 por ciento, tras colocar barricadas sobre las vías, y 2 por ciento, por alterar señalamientos o los materiales de las vías.
Ferromex tiene detectados 15 puntos críticos en los que se comete la mayoría de los robos al ferrocarril. Están en los municipios de Celaya, Salamanca, Irapuato, Silao, León, Pénjamo, Abasolo, Cortazar y Apaseo el Grande.
A decir del Secretario de Seguridad Pública de Irapuato, José de Jesús Félix Servín, en ese Municipio el tren es saqueado, en promedio, cinco veces a la semana por familias.
“No es delincuencia organizada la que opera: son familias que se dedican al robo. Cuando pasa el tren, toda la familia sale a robar”, explicó.
A pesar de que hace dos meses arribaron a la entidad 300 elementos federales para combatir las tomas clandestinas, robos a trenes y asaltos en carreteras federales, la incidencia delictiva no se reduce.
José Fernando Adrián Ruiz, director de Seguridad Pública de Salamanca, consideró que el delito de robo a tren es competencia del Gobierno federal, por lo que la autoridad local sólo actúa como apoyo.