Staff
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 11-Sep.- La PGR compró desde la Administración de Jesús Murillo Karam el software de espionaje Pegasus, hasta ahora el más sofisticado en el mercado y capaz de escuchar, ver, capturar texto, imagen y contactos de cualquier teléfono inteligente.
La semana pasada, The New York Times informó que el Gobierno de México pagó 15 millones de dólares por este sistema de intercepción desarrollado por la empresa israelí NSO Group, aunque no precisó la institución responsable de adquirirlo.
Pero autoridades de la Administración federal informaron que la PGR de Murillo fue la dependencia que contrató el software y que no se trató de una sola compra, sino de dos: en 2014 y 2015.
Indicaron que la segunda entrega se hizo poco después de que Arely Gómez asumiera el cargo, aunque el contrato ya estaba finiquitado desde antes de la salida de Murillo, quien luego pasó a ser Secretario de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano.
Especialistas y consultores en la materia apuntaron que NSO Group tiene un solo distribuidor autorizado en México: son dos empresarios socios que tienen compañías registradas en Panamá y proveen refacciones para las aeronaves de la Secretaría de Marina.
Una de las cabezas de esta compañía, apuntaron, vive en México al menos desde los años 90 y proveyó de equipos de espionaje al Gobierno de José Murat en Oaxaca, en la década pasada.
Pero los informantes refieren que el software Pegasus no llegó a la PGR por medio de los israelíes, quienes más bien habrían tenido de intermediario a la empresa mexicana “Balam Soluciones de Seguridad”, de la cual son socios Asaf Israel Zanzuri y Rodrigo Ruiz Treviño de Teresa.
Con la revelación de los Panamá Papers, en mayo pasado, se dio a conocer un correo electrónico de un empleado de Balam, fechado el 28 de noviembre de 2014, que parece confirmar una de las adquisiciones.
“Acabamos de vender a la PGR (el contrato ya está firmado y ya transfirieron el dinero) el sistema NSO”, dice el e-mail citado por la revista Proceso.
La empresa Balam presume en internet que analiza, propone y ejecuta “operaciones que están al más alto nivel en inteligencia militar y civil en México”.
Algunos de sus productos a la venta son un sistema de reconocimiento facial, software para elaborar mapas de vínculos, un sistema de monitoreo remoto y de detección perimetral en áreas inaccesibles, inhibidores de señal y un radar de detección de intrusos en instalaciones.