Adolescente amenazó con ahogarse

Un menor de edad se molestó porque su madre lo regañó por no haber llegado a dormir la noche del domingo pasado, y lo primero que se le ocurrió fue intentar arrojarse al río San Pedro con la intención de suicidarse.
Al final, la oportuna intervención de elementos de la Policía Municipal del Destacamento “Pocitos”, evitaron que el menor lograra su objetivo.
Los hechos se registraron alrededor de las 13:00 horas de ayer, cuando elementos de Seguridad Pública Municipal que realizaban un recorrido de vigilancia por la avenida Paseo del Río y esquina con la calle San Rafael, a la altura del fraccionamiento San Marcos, detectaron que a la orilla del Río San Pedro se encontraba un menor de 12 años de edad, mismo que estaba llorando.
Los uniformados decidieron aproximarse hacia donde estaba el niño, quien al observarlos pretendió arrojarse al lecho del río.
Al percatarse que el menor estaba poniendo en riesgo su integridad, de inmediato trataron de dialogar con él para saber lo que le ocurría.
En ese momento, el menor de 12 años de edad, quien no dejaba de llorar, les comentó que ya no deseaba seguir viviendo y que quería arrojarse al río para suicidarse.
Luego de que los policías municipales José Carlos, Luis Humberto y Efraín dialogaron por varios minutos con el menor, lograron convencerlo de que desistiera de sus intenciones suicidas.
Una vez que lograron ponerlo a salvo, cuestionaron al niño sobre los motivos por los cuales había intentado quitarse la vida. El menor aseguró que fue porque su mamá lo había regañado, debido a que no había llegado a dormir la noche del domingo pasado.
El menor fue entregado posteriormente a la mamá, una vez que se hizo de su conocimiento lo sucedido.