Heriberto Alcalá Guerrero

Policías Estatales lograron capturar a uno de tantos ladrones domiciliarios que a diario operan en toda la ciudad. El delincuente tiene apenas 14 años de edad, lo cual confirma lo que se había anticipado. Los menores de edad, incluyendo niños, son usados para cometer los atracos. Lamentable como preocupante.
En este caso, el menor cargaba una pantalla y en cuanto vio a la policía la dejó en el piso. En vano intentó escapar. Obvio, minutos antes había robado el aparato. Los hechos ocurrieron en el fraccionamiento Vistas del Sol.
Los oficiales circulaban sobre la calle Cataratas del Niágara cuando de pronto observaron al menor. Salía de la cochera de la casa y llevaba en brazos una pantalla de plasma.
Se desconoce si apenas empezaba el saqueo pero el hecho es que ya llevaba consigo el primer botín. Sin embargo, la presencia de los estatales le frustró el robo. Al ver la patrulla dejó en el piso el televisor e intentó fugarse. Fue detenido metros adelante.
El acusado, de 14 años de edad, reconoció que su intención era llevarse el televisor. Por su parte, el afectado llegó al lugar de la detención y manifestó que procedería a presentar la denuncia por robo. Por tanto, el menor detenido fue consignado ante el MP.
En hecho aparte, policías municipales arrestaron a otro jaulero. Previamente recibieron el reporte de que en la calle José Ventura López del fraccionamiento Villas de Nuestra Señora de la Asunción, un sujeto había ingresado sin autorización a un domicilio.
Al llegar se entrevistaron con el afectado, propietario de la casa, quien señaló directamente a un tal Emmanuel de 26 años de edad. Lo acusó de allanamiento de morada porque no logró consumar el robo.
Finalmente, después de la media noche la Preventiva arrestó a otra rata de viviendas. Lo capturaron en la calle Galio esquina con Lobelia del fraccionamiento Lomas del Chapulín. El ratero dijo llamarse Eduardo, de 26 años de edad. En lugar de buscar trabajo para ganarse la vida de manera honrada, se dedica a robar.
En esta ocasión le imputaron allanamiento de morada; así como haber ocasionado daños a las protecciones y cristales de las ventanas de un domicilio ubicado en la cerrada San Sebastián Mártir del fraccionamiento Rinconada San Antonio.
Los afectados acudieron ante el MP a presentar denuncia.