Noé García Gómez

Como profesor de bachillerato, un grupo de estudiantes (Daniela Martínez, Everardo Rodríguez, Oscar Figueroa) me pidió que les asesorara en una investigación sobre “La adicción de los jóvenes a las redes sociales”; el desarrollo de dicha investigación me parece interesante y quisiera compartir con el lector parte del trabajo, que a continuación transcribo.

“Internet constituye una tecnología que ha impactado especialmente a las personas jóvenes y les ha proporcionado muchos beneficios. Pero algunas personas llegan a estar obsesionadas con Internet, se muestran incapaces de controlar su uso y pueden poner en peligro su trabajo y sus relaciones. (Echeburúa, 2010).

Las TIC simplifican considerablemente nuestros quehaceres cotidianos. El atractivo de Internet para los jóvenes es que se caracteriza por la respuesta rápida, las recompensas inmediatas, la interactividad y las múltiples ventanas con diferentes actividades (Enrique Echeburúa& Paz de Corral 2010) Los riesgos más importantes del abuso de las TIC son, además de la adicción, el acceso a contenidos inapropiados, el acoso o la pérdida de intimidad. (Enrique Echeburúa& Paz de Corral 2010)

La descripción de alteraciones comportamentales asociadas a un uso excesivo de la red, tales como sentimientos de culpa, deseo intenso de estar o continuar conectado a ella, pérdida de control y de tiempo de trabajo o de clases, síntomas psicopatológicos, etc., ha abierto un debate sobre una posible “adicción a Internet” (Herrera Harfuch et. al. 2010).

Las llamadas adiciones conductuales, entre ellas Internet, siguen encontrándose en un limbo científico por las dificultades que entraña discriminar adecuadamente entre conductas, en principio normales, y patologías que podríamos considerar Adictivas (García del Castillo 2013) en el caso de nuestra comunidad es cada día más común ver jóvenes que parecieran que padecen algún grado de adicción a las redes sociales.

El investigador García del Castillo (2013) define que las características de personalidad que se han estudiado respecto de los usuarios redes sociales, las podemos sintetizar en las siguientes: a) Personas narcisistas, b) Sentimiento de soledad y aburrimiento, c) Extraversión, neuroticismo y apertura a la experiencia están asociados positivamente con la frecuencia de uso, y d) Alto grado de extraversión junto con un bajo grado de responsabilidad.

Los extrovertidos usan las SRS para mejorar sus relaciones sociales. Los introvertidos las utilizan para compensar sus relaciones sociales, ambas dimensiones parecen estar asociados con un uso elevado.”

Cualquier comunidad, municipio del estado de Aguascalientes no es la excepción de un problema como este, cada día se ven más jóvenes que dedican más horas de su tiempo a las redes sociales, descuidando tiempo valioso que se debería destinar a la interacción humana directa como lo es la familia, la escuela y trabajo. En cambio prefieren apostar por relaciones virtuales.

Pareciera que en estos tiempos los valores de la vida se comienzan a tergiversar, la Internet y las redes sociales, hoy han privilegiado, la inmediatez, rapidez, el exhibicionismo y la ostentación. Se busca la aprobación de los otros por medio de like, retwet, menciones, comentarios etc. Sin importar si son conocidos o desconocidos, pareciera que nuestro actuar cotidiano tiene que tener una calificación de nuestros “seguidores”, como si en eso estuviera una especie de tabulador de vidas, que da valor a las personas, y que nos lleva a una necesidad de estar conectado.

Por lo anterior me llama la intención que algunos mismos jóvenes estén preocupados por lo que está pasando y que autoridades y familia no saben cómo actuar.