Virgilio Sánchez
Agencia Reforma

OAXACA, Oaxaca 20-Jun .- El Gobernador de Oaxaca, Gabino Cué, y el Comisionado de la Policía Federal, Enrique Galindo, responsabilizaron a personas “infiltradas” de los actos violentos registrados ayer; incluso, de las detonaciones de armas de fuego en el enfrentamiento con policías suscitado en Nochixtlán.
Ambas autoridades deslindaron a los maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) de estas acciones.
El Mandatario oaxaqueño acusó a militantes de organizaciones sociales afines al magisterio, como Frente Popular Revolucionario (FPR), el Comité de Defensa de los Derechos del Pueblo (Codep), Movimiento de Unificación y Lucha Triqui (MULT), Frente Indígena de Organizaciones Binacionales (FIOB) y Comuna, ésta última liderada por Flavio Sosa, activista ex dirigente de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO).
“Algunos otros grupos, so pretexto de apoyar al magisterio, han venido realizando estos actos que lastiman a la sociedad”, dijo anoche el Mandatario estatal al concluir el operativo policiaco en la Ciudad de Oaxaca.
Cué aseguró que estos grupos tradicionalmente operan de manera violenta cuando se solidarizan con al protesta.
“Pero lo grave de esto es que en la buena intención, quizá, de estas organizaciones de ayudar al magisterio, se infiltran personas que, como lo hemos visto, han cometido delitos que están lastimando a la sociedad oaxaqueña”, agregó.
El Gobernador de Oaxaca presumió que su Administración tiene una buena relación con los líderes de estas agrupaciones sociales, a quienes les mandó un mensaje.
“Llamarles y decirles que no es el momento de generar ese tipo de inestabilidad”, afirmó.
Sin embargo, el Mandatario oaxaqueño pidió a los maestros de la sección 22 de la CNTE que se deslinden de estos grupos.
Y comentó que está dispuesto a dialogar con los profesores disidentes.
“El llamado es al magisterio para que reitere su deslinde de estos actos, la mano amiga del gobierno federal y estatal, de poder generar las condiciones de distensión para generar un proceso de diálogo para tratar de entender cuáles son las preocupaciones del magisterio, en el entendido, repito, de que la reforma educativa ya se está aplicando en Oaxaca”, expuso.
El Gobernador señalo que 3 mil 500 maestros son los que participan los bloqueos a carreteras, oficinas públicas y comercios, que durante los últimos 15 días se han venido realizando en todas las regiones del Estado.
A pesar que hay aproximadamente 10 carreteras cerradas a diario, Cué aseguró que la gente puede realizar su vida con normalidad.
“En todo el Estado, en este momento, tenemos calma y tranquilidad”, aseguró.
El Comisionado de la Policía Federal, Enrique Galindo, reiteró por su parte que el saqueo y vandalismo reportado ayer fueron perpetrados por grupos ajenos al movimiento magisterial que aprovecharon las movilizaciones magisteriales para sus propósitos.
Dijo que después de una semana la situación de bloqueo en algunas vialidades era crítica.
“El compromiso del Gobierno de la República es mantenernos siempre en comunicación y en coordinación con la autoridad local y regresar a los oaxaqueños a una situación de tranquilidad y estabilidad”, indicó Galindo en la misma conferencia.