Aline Corpus
Agencia Reforma

TIJUANA, BC 12-Jul .- El padre Alejandro Solalinde acusó que desde el Gobierno mexicano se encubren las redes de tráfico de migrantes extranjeros provenientes de África, India y China que están llegando a Tijuana desde Toluca vía aérea.
“Soy muy mal pensado y creo que están haciendo su alcancía para 2018. (Los migrantes extranjeros) son clientes cautivos y son muchísimos los que vienen”, criticó el también activista y defensor de migrantes.
“Si hubiera una procuración de justicia, una investigación honesta, se descubriría que siempre detrás de estos negocios están los políticos”.
En conferencia, impartida en el Colegio de la Frontera Norte (Colef) al lado del doctor Jorge Bustamante, el religioso dijo desconfiar de las buenas intenciones del Instituto Nacional de Migración (INM), al permitir a extranjeros el libre tránsito por el país.
“Soy mexiquense y conozco más o menos procedimientos que se hacen ahí. No es casualidad que de una ruta especial (los extranjeros) lleguen a Toluca y de Toluca vengan a Tijuana. Esto no es posible sin la complicidad de los políticos y del Instituto Nacional de Migración. Es imposible”, sostuvo.
“Líneas que son de los mismos políticos mexiquenses que vienen acá y que, sin duda, habría que investigar quiénes se benefician en esa ruta y ese dinero, porque no es cualquier cosa, no solamente de africanos, sino también de hindúes y chinos, ¿a quién beneficia y para quién va eso?”
Solalinde dijo que las denuncias hechas por migrantes nacionales contra altos funcionarios del INM han quedado en la impunidad.
El activista reiteró contar con pruebas de levantamiento de migrantes para ser luego entregados al crimen organizado.