Saúl Alejandro Flores

Estimados lectores, me remitiré en el artículo de esta semana a una nota publicada en el portal de Iagua: www.iagua.es, el cual manifiesta el severo problema que representa el abatimiento de los acuíferos a nivel mundial, ya que podría pensarse que éste es un problema nacional y exclusivo de países secos, sin embargo, en varios países del mundo que se pensaba que no tendrían problemas la alerta se ha encendido; entonces pasemos a la transcripción de algunos párrafos, de los que al final haré su correspondiente comentario.

“Drama en las aguas subterráneas: 13 de los 37 acuíferos más grandes del planeta se están agotando. Alrededor de un tercio de las mayores cuencas de aguas subterráneas de la tierra se están agotando rápidamente por el consumo humano. Dos nuevos estudios dirigidos por la Universidad de California, Irvine (UCI), utilizando datos de los satélites climáticos Grace de la NASA, advierten de una parte significativa de la humanidad que está consumiendo agua subterránea rápidamente sin saber cuándo podría agotarse. Los resultados se publican en Water Resources Research”.

“Acuíferos estresados. Las mediciones físicas y químicas disponibles son simplemente insuficientes’, dijo el profesor de la UCI e investigador principal, Jay Flamiglietti. ‘Teniendo en cuenta la rapidez con que estamos consumiendo las reservas de agua subterránea del mundo, necesitamos un esfuerzo global coordinado para determinar la cantidad que queda’”.

“Los estudios son los primeros en caracterizar exhaustivamente las pérdidas mundiales de aguas subterráneas con datos desde el espacio, usando lecturas generadas por los satélites gemelos Grace de la NASA. Grace mide las anomalías en la gravedad de la Tierra, que se ve afectada por la masa de agua. En el primer artículo, los investigadores encontraron que 13 de los 37 acuíferos más grandes del planeta estudiados entre 2003 y 2013 se estaban agotando, ya que reciben poca o ninguna recarga. Ocho fueron clasificados como estresados, casi sin reposición natural para compensar el uso. Otros cinco resultaron ser extremadamente o muy estresados, dependiendo del nivel de reposición de cada uno, según informa la NASA”.

“Los acuíferos más sobrecargados (sic) están en las zonas más secas del mundo, donde las poblaciones usan en gran medida de las aguas subterráneas. Se espera que el cambio climático y el crecimiento de la población intensifique el problema”.

“¿Qué sucede cuando un acuífero muy estresado se encuentra en una región con tensiones socioeconómicas o políticas que no pueden complementar la disminución de los suministros de agua lo suficientemente rápido?’. Manifiesta Alexandra Richey de la UCI: ‘Estamos tratando de levantar banderas rojas ahora para establecer claramente dónde la gestión activa de hoy podría proteger las vidas y los medios de vida en el futuro’”.

“En un documento complementario publicado en la misma revista, los científicos concluyen que el volumen restante total de agua subterránea utilizable del mundo es poco conocido, con estimaciones que a menudo varían ampliamente. El volumen total de agua subterránea es probablemente mucho menos que las estimaciones rudimentarias hechas hace décadas”.

“En realidad no sabemos cuánto se almacena en cada uno de estos acuíferos, las estimaciones de almacenamiento restante podrían variar de décadas a milenios’, sostiene Richey. ‘En una sociedad con escasez de agua, ya no podemos tolerar este nivel de incertidumbre, sobre todo porque el agua subterránea está desapareciendo tan rápidamente’. ‘El estudio señala que la escasez de agua subterránea, ya está dando lugar a un daño ecológico significativo, incluyendo ríos agotados, la diminución de la calidad del agua y el desplome de la tierra’”.

Como podrán ver, a nivel global el asunto es complicado, eso no implica (si se mira el mapa que le recomiendo que viene en la página de Iagua), que México y algunas de las regiones del país de nuestro interés no se encuentren en estado crítico, en el reporte se anotan aquellas de mayor volumen y superficie, véanlo en el mapa, pero eso no quiere decir que zonas o acuíferos más pequeños en extensión no se encuentren en situación complicada.

El mapa nos permite observar las zonas afectadas, que si bien algunas son desierto, en otras no lo son, todas ellas exhiben a fin de cuentas la ineficiencia en sus sistemas de gestión y administración del agua, aunado a la voracidad que resulta del consumismo que en aras de producir y vender en el modelo económico que se ha optado, lleva inevitablemente al consumo desmedido y la mayor de las veces poco productivo, no se ha implementado un modelo que realmente le apueste a la sustentabilidad, esto se traduce en un alto consumo de huella hídrica, que por cierto, existen varios antecedentes que presentan el desenlace de un agotamiento de fuentes superficiales, caso del Mar Aral.

Amable lector, es importante detenerse en la advertencia de que a pesar de la tecnología, estaríamos hablando de estimaciones, es decir aproximaciones sobre el status de un acuífero (nivel de abatimiento), aunado a que la mayor parte de las cifras con que se cuentan son viejas, han sido desfasadas por el propio acelere del consumo, no importa si los pozos tienen veda o no, hay abatimiento, sumando el incremento de demanda de productos resultado del consumismo y de otro fenómeno que es el incremento poblacional, (curioso que hay grupos religiosos que aún en esta época dicen que las posturas de reducir la población son resultado de un complot mundial, qué absurdo); todo lo anterior, se torna en lo que podríamos decir un coctel explosivo que detonaría con el cambio climático.

Algunos dirán que la solución está en desalar el agua de mar, pero también esto tiene consecuencias que ya veremos en una colaboración futura. Por lo anterior, es que insisto en este espacio la necesidad de implementar políticas y acciones tendientes a que en el planeta, en México y Aguascalientes, el agua nos alcance.

Comentarios:saalflo@yahoo.com  twitter: @saul_saalflo