Acudir al psicólogo no es cosa de locos

Por prejuicios se desatiende la salud mental: ISSEA

A consecuencia del fuerte estigma social hacia la orientación psicológica, las personas no atienden oportunamente su salud mental, incurriendo luego en serios padecimientos que pudieron haberse solucionado de forma temprana, advirtió Gerardo Macías López, coordinador de Salud Mental y Adicciones del ISSEA.

Dijo que entre la población prevalece de forma consistente, la renuencia a acudir a pedir ayuda al psicólogo, porque piensan que es un asunto “sólo para locos” cuando en realidad la salud mental es básica para mantener una buena calidad de vida.

Macías López explicó que por muchos años, programas de televisión y películas han colocado al paciente de asistencia psicológica como una persona esquizofrénica, y que sólo estos casos son susceptibles a ser tratados por especialistas del ramo de la psicología y psiquiatría.

Poco a poco se ha ido transformando este concepto, sin embargo, aún prevalece la idea de que los psicólogos son sólo para trastornados mentales graves.

“La gente poco a poco ha ido cambiando al respecto, pero aún hay una fuerte resistencia de las personas a acudir con el psicólogo, dejando avanzar sus padecimientos al grado tal que, las personas sufren deterioro mental grave que pudo haberse controlado de forma temprana”.

Por otro lado, señaló que las autoridades de salud mantienen en observación y seguimiento tres problemas que son los que más aquejan a los jóvenes de Aguascalientes en este momento: Se trata de la violencia, la drogadicción y conductas pre-suicidas, “cuando la autoridad de salud detecta alguno de estos casos, generalmente es mediante encuestas, de forma inmediata, el alumno es canalizado para su pronto y adecuado tratamiento”, puntualizó.

“El ISSEA realiza supervisiones en los planteles de educación básica y media superior, con la finalidad de detectar, mediante encuestas, si los escolares son sometidos a climas de violencia o presentan desinterés por la vida”.

Se acude a los planteles, se les levanta una encuesta por la cual se puede advertir si alguno de los menores presenta señales de alerta para su atención psicológica o psiquiátrica y en seguida, se le atiende y da seguimiento a efecto de llevar un expediente en el que queda documentada su atención y la evolución que presenta, puntualizó el funcionario.