César Martínez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 16-Jul.- Cientos de venezolanos atiborran el centro de consulta instalado en Polanco para refrendar o rechazar las medidas políticas del Presidente de ese país, Nicolás Maduro.
Hasta las 12:00 horas, Yadira Moreno, responsable del centro, calculó que más de mil personas ya habían participado en el proceso.
Los venezolanos que se aproximaban a emitir su opinión a las 15:30, tardaron tres horas en lograr su cometido.
En tanto, a la última persona formada, que se ubicaba casi en la esquina de Ejército Nacional y Musset, le esperaba un largo recorrido: tendría que llegar a la Avenida Homero, donde la fila giraba en Alejandro Dumas y recorría toda la cuadra hasta Ejército Nacional, donde en el número 646 se instaló el centro de consulta.
Yadira Moreno recordó que cuando llegó hace 15 años a México lo que mandaba a su país eran artesanías, pero ahora lo que envía es medicina.
En tanto, María González, que salió de Venezuela hace un año por la tensión política, mencionó que se mantiene informada de lo ocurre en su país a través de las redes sociales, por la desconfianza que tiene en los medios oficiales.
Ella, como otras personas de la fila, no dudaban en que contestar “sí” a las dos primeras preguntas de la consulta.
“¿Rechaza y desconoce la realización de una constituyente propuesta por Nicolás Maduro sin la aprobación previa del pueblo de Venezuela?” y “¿Demanda a la Fuerza Armada Nacional y a todo funcionario público obedecer y defender la Constitución del año 1999 y respaldar las decisiones de la Asamblea Nacional?”.
Sin embargo, consideró confuso el concepto de Gobierno de unidad nacional que plantea la última pregunta: “¿Aprueba que se proceda a la renovación de los Poderes Públicos de acuerdo a lo establecido en la Constitución y a la realización de elecciones libres y transparentes, así como la conformación de un gobierno de unión nacional para restituir el orden constitucional?”
Personal de logística de la consulta recorre constantemente la larga fila de venezolanos pidiendo a la gente subirse a las banquetas y que tenga paciencia porque el nivel de participación fue mucho más alto de lo que esperaban.