De la misma manera que las victorias resplandecen el trabajo político-partidista, las derrotas afloran las actitudes negativas, lo que es algo normal, en donde unos se regodean con lo obtenido y otros buscan a quién cargarle la culpa.

A un mes de los comicios locales, Acción Nacional no cesa de gozar los triunfos que obtuvo en los tres tipos de elección, por lo que hay reuniones de reconocimiento a los vencedores y de paso recordarles que deben mantenerse unidos, cerca del partido, para que reciban sugerencias de cómo llevar a cabo su encomienda.

Lo que no ha podido evitar es la “cargada”, ya que hoy todos se dicen padres del recién nacido por lo que reclaman parte de la herencia, lo que genera una lucha por hacerse de los favores de los elegidos y asegurarse el ingreso en la nómina. El problema radica en que son demasiados meses de espera para que tomen posesión, lo que se convierte en una etapa de desgaste para todos, ya que los acercamientos y las llamadas telefónicas se suceden para forzar el compromiso de incluirlos en el equipo gobernante o como asesores de la diputación.

El reverso de la moneda sucede en el Partido Revolucionario Institucional, donde el que tenga la paciencia suficiente puede escuchar la retahíla de sambenitos que se cuelgan unos a otros reprochándose de lo ocurrido. Todos tienen la culpa menos el que esboza el reclamo, sin embargo, en estos menesteres es necesario que cada quien haga una reflexión y acepte si de su parte hubo la suficiente entrega o creyó que con un “poquito” era suficiente para alcanzar el objetivo.

Aunque sigue el juicio de solicitud para invalidar la elección de gobernador, el PRI no ha convocado a una reunión de evaluación, teniendo en cuenta que perdió la mayoría de ayuntamientos y diputaciones. Las dirigencias estatal y de los once municipios se mantienen ajenos a lo sucedido, en espera que pase el temporal para continuar en los cargos, cuando lo natural es dar un informe a la militancia y asumir la parte que les corresponda de lo vivido.

Basta un repaso a la estructura para entender una de las razones que provocaron la caída, y valga señalar a favor de la actual directiva que sólo una porción de responsabilidad le corresponde, porque en casi seis años ha tenido tres presidentes el CDE y ninguno electo por la militancia, sólo con el aval del consejo político utilizado como oficialía de partes, por lo que los dos anteriores se fueron si haber rendido un informe final de labores.

Lo anterior motivó que de la misma forma que fueron favorecidos ellos lo hicieron en los demás cargos de la directiva y por lo mismo ninguno presentó una manifestación de terminación de labores, simplemente llegó otro a suplirlos y le dio vuelta a la página.

Como institución política, el PRI tiene una estructura que haría pensar que funciona en todos los órdenes y cubre cada uno de los frentes, pero en la vida real los tres sectores –que presumiblemente son su soporte– están distantes. El Sector Popular es el de mayor responsabilidad al ser al más numeroso, pero en los últimos años desapareció del panorama ya que lo más que hizo fue organizar reuniones con grupos de taxistas con el señuelo de que podrían incorporarse la Seguro Social, mientras que el Obrero tiene presencia para la foto porque hace buen rato que su dirigente no promueve entre los trabajadores los ideales tricolores. El caso del Agrario está comprobado que dejó de representar los intereses de los campesinos, lo que se evidenció el pasado 5 de junio en fue muy poca la cosecha que recogió.

Los males que sufre el PRI no son recientes ni de anteayer, sino un acumulado de abandono de sí mismo, tan es así que el extinto gobernador José Refugio Esparza Reyes (1921-2015) lo señala de manera precisa en un escrito de fecha 17 de diciembre de 1975 y actualizado en abril de 2003, en donde compendia que sólo el cambio de mentalidad y la democratización de los procesos electivos internos hará que varíe el estado de cosas.

Dijo entonces: “Es de vital importancia que se ejerza, con autenticidad, la verdadera democracia. Ya no son tiempos de simulaciones ni de consignas”, y hacerlo “sin mojigaterías”. Recuerda que “la simulación nos ha perdido. La gente está muy politizada y sabe, mejor que nosotros, qué es lo que más le conviene. Piensa, congruentemente, conoce, demanda y exige”.

Con sentido de autocrítica partidista, Esparza Reyes sostiene que “fuimos demócratas prácticos, cuando prevalecía el analfabetismo y las ansias de superación. La voluntad popular se miraba y sentía, a través del plebiscito. La gente se creía muy importante y se sentía satisfecha, porque tomaba decisiones que se respetaban. ¡Eran definitivas!

“En la actualidad, somos muy audaces y ventajosos. Eso nos ha perdido, porque nos engañamos unos a otros. ¡Y el colmo, hasta nos damos cambio de más! De confiar, plenamente en nosotros, ahora, la gente se cuida de algunos de nosotros. No hemos sido congruentes. Los hemos utilizado y no nos lo perdona. Por eso hemos perdido tanto, en tan poco tiempo”.

Pidió que con humildad intelectual y valentía, “hagamos el inventario de nuestras fallas, que deben ser muchas, en los casos donde perdimos. Si no lo reconocemos, ni corregimos, no podremos salir adelante. Y cargaremos siempre, con las consecuencias”.

Es un documento extenso, de 28 cuartillas, que en otra ocasión se podrá comentar, pero debería de ser del conocimiento obligado de todos los priístas y particularmente de sus dirigentes, claro, siempre que tengan el propósito de corregir el rumbo.

LADO AMABLE DEL BREXIT

A raíz del consentimiento mayoritario de sus habitantes para que Inglaterra deje de pertenecer a la Comunidad Económica Europea, se han generado toda clase de comentarios negativos, principalmente por las consecuencias que habrá una vez que se haga realidad, aun cuando los efectos se sintieron unas horas después de la aprobación con la caída de las bolsas de todo el mundo.

Dentro de todo ese vocerío surgió la declaración de Alberto Aldape Barrios, director del Centro de Investigaciones para el Desarrollo Económico (CIDE), al considerar que el famoso “Brexit” podría aprovecharse para impulsar empresas mexicanas que sustituyan las importaciones que ya no podrán atender los ingleses.

Dijo que México, y de manera particular Aguascalientes, tienen la oportunidad de fortalecer a las firmas de autopartes para que mucho de lo que arriba del exterior en el sector automotriz y que proviene de aquellas naciones, se aplique aquí.

Existen acuerdos comerciales entre la Gran Bretaña y México que deben respetarse, no obstante, las nuevas demandas podrán ser cubiertas por empresas mexicanas, por lo que la clave está en aprovechar esta oportunidad para hacerse del mercado.

De la misma forma, Aldape Barios refirió que el impacto en la moneda mexicana se resintió casi de inmediato, al acercarse a los 20 pesos por dólar, pero esta situación fue previsible por los analistas, toda vez que los propios ingleses empezaron a protegerse en la divisa estadounidense que llevó al nerviosismo en el mercado de monedas, aunque el tipo de cambio en México se ha estabilizado, al igual que ha ocurrido en otros países.

Existe el tiempo suficiente para hacer los ajustes que correspondan, ya que los británicos tienen dos años para concretar la separación, sin dejar de desconocer que los líderes de la Eurozona exigen que lo haga a la mayor brevedad, pero independientemente de la fecha que lo haga, México debe ir preparando el terreno para ocupar el lugar que deje en las importaciones.