Por años los empresarios locales han fustigado la miscelánea fiscal, al considerar que frena la inversión y el empleo, sin embargo los capitalistas extranjeros tienen otro punto de vista y no cesan de traer su caudal, que en gran medida ha contribuido para que crezca la economía.

Son formas distintas de mirar el bosque, unos lo hacen en lo inmediato y otros van más allá, lo que lleva a la conclusión que hace falta analizar qué es lo que atrae a los hombres de negocios de fuera que no detectan los de aquí.

Son de sobra conocidas las compañías que han radicado sus sucursales en Aguascalientes, unas del ramo automotriz, otras de autopartes, aquellas de apoyo digital, otras para la fabricación de muebles para baño, en fin, hay de todo, unas con mayor inversión que otras pero todas tienen como común denominador su confianza en México.

Quien invierte no lo hace por corazonada o porque esté de moda algún producto, sino después de que llevó a cabo estudios de mercado, de los lugares donde podría abrir una filial, qué es lo que ofrece el sitio para su movilidad y si existe personal capacitado, entre otros factores, es una investigación que en ocasiones lleva más un año o más y en cuanto a las economías emergentes, como es el caso de México, consideran opciones, riesgos y seguridad.

Lo contrario sucede con algunos líderes de cámaras, que en cuanto se anuncia las modificaciones a la ley fiscal de inmediato las descalifican y dan por hecho que llevará a la ruina a miles de negocios, posición que hacen propia unos partidos políticos para proyectar a otros niveles la protesta.

Para darle mayor soporte a sus quejas afirman que la mezcla hacendaria sirve sólo para sacar más dinero al contribuyente cautivo, por lo que “la mayoría de los empresarios andan dando tumbos”, no obstante, las que tienen tiempo asentadas siguen operando y se declaran en quiebra únicamente las que no tienen un respaldo financiero y técnico.

Sostienen que hay preocupación dado que las reglas del juego que se imponen “muchas cosas no se pueden deducir, como las inversiones y los gastos médicos”, lo que lleva a que la economía esté contraída y en gran medida se debe también a que la informalidad es protegida por las mismas autoridades.

En ese sentido los empresarios atacan por dos frentes, uno por la vía oficial en demanda que sea más benévolo y otro, que se combata y erradique la llamada “economía subterránea”, con lo cual podrían ellos aumentar sus ventas y que venga la bonanza que siempre han soñado.

Manifiestan además que se adapte el impuesto al consumo, esto es, que el IVA sea general, lo que obligará a todos a tributar. Según la lógica empresarial “el que compra más, paga más, y eso lo hace quien gana más”, aunque en la práctica no es así puesto que los pobres serían los que sufrirán más para pagar alimentos, medicinas, ropa y calzado, por citar lo más indispensable para las familias.

El porqué de fuera vienen a invertir sería la gran pregunta que deben hacerse los hombres de negocios de esta entidad y tal vez la respuesta les ayude a cambiar su enfoque y hasta a encontrar la paz interior que los impulse a tener otra visión.

SOFRENAR ABUSOS

Aunque siempre hay una salida para evitar o reducir el castigo a los policías que vulneraron los derechos de un ciudadano, se está a tiempo que este asunto no se convierta en una actitud común, como ha ocurrido en otras partes del país y de manera más marcada en Estados Unidos.

Durante la reciente Feria Nacional de San Marcos se registraron varias denuncias en contra de uniformados que quebrantaron la ley con las detenciones que hicieron de presuntos infractores, llegándose a 110, lo que podría aducirse que es una cantidad ínfima para los millones de feriantes, no obstante es una prueba que dentro de la corporación no todos acatan las órdenes de conducirse con estricto apego a la ley.

Tras reconocer los hechos, el Secretario del Ayuntamiento, Manuel Cortina Reynoso, afirmó que los casos fueron turnados a la Comisión de Honor y Justicia de Seguridad Pública Municipal, encargada de conocer, analizar y dictaminar lo que procede.

Más que en los castigos, la cuestión radica en imprimir mayor atención a la capacitación de todos los elementos, fundamentalmente en materia de derechos humanos, que no sólo los conozcan en teoría sino que los lleven al terreno de los hechos. La sociedad no debe sentir temor cuando interviene un policía, sino más bien tener confianza, ya que se supone que conoce la ley y tiene el criterio suficiente para actuar ante cualquier situación.

Es el momento de marcar una línea con otros municipios del país, donde tan sólo este mes se han registrado asesinatos atribuidos a policías. El día 4, el subdirector de seguridad en San Pedro Cholula, Puebla, Jaid Mothe Hernández, se entregó a las autoridades ministeriales, luego de admitir haber asesinado al joven Ricardo Cadena Becerra, a quien baleó por la espalda tras encontrarlo haciendo graffiti.

El mismo día 4, en la colonia Las Américas, de Celaya, Guanajuato, una policía federal mató a balazos a una mujer que junto con otras personas robaba granos de un tren que se encontraba detenido en la zona. En lugar de hacer disparos al aire, la agente lo hizo contra el grupo dando muerte a Imelda Mares, conocida como “La Güera”. En su huida la asesina fue protegida por efectivos municipales.

En Ciudad Juárez, Chihuahua, ocurrió otro hecho igual de lamentable al ser ejecutados cuatro jóvenes por policías municipales. Los hechos tuvieron lugar el 24 de abril de 2012, pero el caso se reabrió el 7 de mayo pasado al emitir una recomendación la Comisión Nacional de los Derechos Humanos. En esa fecha fueron detenidas cinco personas – cuatro hombres y una mujer -, los sometieron a revisión, golpeándolos y despojándolos de sus pertenencias. Después de “pasearlos” en tres patrullas tipo camper llegaron al panteón de San Rafael, donde les dispararon para finalmente retirarse dándolos por muertos, sin embargo uno logró sobrevivir con un disparo en la cabeza y llegó hasta una garita de la policía federal, donde se solicitó una ambulancia que lo trasladó al Hospital General, lo que permitió conocer como sucedieron los hechos.

Vaya esta exposición como una muestra de lo que jamás debe suceder en Aguascalientes y se tenga en cuenta que los uniformados son mexicanos, no de Estados Unidos, donde se han registrado en el presente año la muerte de personas que no portaban arma alguna y sin embargo fueron baleados por policías, incluso uno de ellos por la espalda, lo que según las leyes del vecino país fue en “defensa propia” ya que los agentes supusieron que podrían ser atacados.

Aunque existe un renglón de sanciones a los policías que infringen la ley, como lo menciona Manuel Cortina, que va de la amonestación y la suspensión temporal hasta la baja definitiva, incluso que se le de vista al Ministerio Público si hay delito, lo más importante es que no cometan ninguna falta y entonces sí ufanarse de tener una corporación que conoce y respeta los derechos humanos.

AUTOENGAÑO

Cada vez que Usted, caro lector y lectora, reciba información de un partido o sus candidatos, que anuncie el triunfo el próximo 7 de junio, o que saque encuestas “patito”, muestre algo de conmiseración. Lo único que buscan es ocultar su desarraigo social y que en estos dos meses de campaña no tuvieron propuestas. Su única oferta política es el ataque y tratar de ensuciar el proceso electoral para que una vez que se den a conocer los resultados culpar a los adversarios, al gobierno y al INE de una derrota anunciada.