Carlos Gutiérrez Gutiérrez
 El Heraldo

Acotar a 365 días el periodo máximo de pago de salarios caídos en juicios laborales, genera confianza al sector empresarial, afirmó Ramón Horacio Barba, vicepresidente de la Comisión Laboral de Coparmex, quien dijo que con este aval, recientemente otorgado por la Corte a la reforma laboral, se sienta un positivo precedente para evitar juicios largos y onerosos, que solo beneficiaban a los “abogansters”, coyotes y abogados abusivos.
Indicó que la reforma laboral emprendida desde la anterior administración federal y puesta en marcha en este sexenio, modificó el plazo que podría alcanzar para la obligación del patrón en materia de salarios caídos, esto es, una remuneración no devengada pero que tenía que realizarse mientras durara el juicio, como si el demandante estuviera en activo.
A veces los juicios se extendían por años, y al final del procedimiento, se fallaba a favor del trabajador, quien al final de cuentas recibía una pequeña cantidad de lo obtenido y la mayoría del recurso quedaba en manos de los abogados.
Por esa razón, los más interesados en dilatar un juicio laboral, no era ni el trabajador ni el empresario, sino los abogados defensores, porque al final les resultaban muy rentables las resoluciones laborales prolongadas.
Explicó que aunque ya está contemplado en la Ley Federal del Trabajo este acotamiento, en fecha muy reciente, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) resolvió el primer caso que llegó a su mesa, y declaró constitucional el plazo de un año para el pago de salarios caídos, “no más”.
A partir de esta resolución, los jueces en los tribunales laborales deberán tener claro que, en materia de salarios vencidos, la obligación patronal será sólo de un año, y que la demanda de este pago superior a ese periodo, ya no será procedente.
Este antecedente constitucional, dijo, es muy positivo porque así los empresarios y los trabajadores sabemos que un juicio no generará más allá de un año en salarios, lo que seguramente acortará el tiempo que duren los litigios, para beneficio de los trabajadores y de los empresarios, no así para los “coyotes”.
Por último, indicó que en Aguascalientes existe una muy buena relación entre los empresarios y sus sindicatos, ambas partes han conformado un excelente clima laboral y de entendimiento, sin embargo, en materia de juicios laborales, se llegaron a presentar varios casos en los que los litigios prolongados acabaron con varias empresas, llenando los bolcillos de dinero a los “abogansters” que incluso ni título de licenciados en derecho tenían.