Diana Baptista 
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 14-Mar .- A fin de promover la lactancia materna, la Universidad de Yale y 13 organizaciones internacionales sugieren incrementar la licencia de maternidad en México a seis meses, como lo establece la recomendación 191 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).
Según la evaluación Índice País Amigo de la Lactancia Materna, México contempla una licencia de 12 semanas pagada al 100 por ciento, aunque la Organización Internacional del Trabajo (OIT) propone que sean 14 semanas.
“Si bien hay evidencia de un consenso creciente sobre la conveniencia de ampliar su duración, aún no se ha discutido formalmente su ampliación por el Poder Legislativo”, señala el análisis.
El Índice celebró que la ley mexicana establezca dos descansos de media hora cada uno para la extracción de leche materna o una reducción de la jornada laboral de una hora desde el retorno de la licencia de maternidad hasta los seis meses; sin embargo, este derecho no se ejerce por falta de conocimiento, promoción y espacios adecuados.
En el Índice, que califica en escala del 1 al 3 el ambiente para la implementación de los programas e iniciativas para la lactancia materna, México obtuvo 1.44 puntos.
De acuerdo con la evaluación hecha entre 2015 y 2016, el País no cuenta con el presupuesto ni la voluntad política para impulsar la lactancia materna.
La clasificación evalúa ocho engranajes: investigación, voluntad política, legislación, financiamiento, capacitación, promoción, coordinación y participación de organizaciones sociales.
El Índice concluye que la Estrategia Nacional de Lactancia Materna carece de financiamiento y que no existe un programa presupuestal para impulsar la investigación, capacitación ni promoción del tema.
“Sin recursos presupuestales estables no es posible una instrumentación adecuada de acciones y políticas para proteger, promover y apoyar la lactancia materna”, señala.
Aunque reconoce a varios funcionarios del Gobierno por su compromiso público conla lactancia materna, apunta que ninguno lo ha hecho con la frecuencia necesaria para impactar en otros sectores y mantener el tema como una prioridad en la agenda pública nacional.
México tampoco ha regulado a nivel nacional el etiquetado, promoción y distribución de las leches de fórmula, más allá de unas disposiciones en el Código de Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna.
“Las disposiciones del Código incluidas en la legislación nacional no se acompañan de mecanismos efectivos de monitoreo, denuncia y sanción ante incumplimientos”, añade.
El grupo de análisis conformado por consultores de Canadá, Reino Unido, América Latina, África y Asia recomienda crear una coalición nacional que abogue a favor de la lactancia materna.