Una de las más rancias tradiciones del ejercicio público local ha sido que el gobernador dure en el encargo seis años, sin embargo la próxima administración será de 5 años 10 meses como resultado de la reforma aprobada por el Congreso del Estado el 24 de julio de 2014.

En el mismo sentido estará la Legislatura electa, que inicia funciones el 15 de noviembre del presente año y concluirá su período constitucional el 14 de septiembre de 2018.

Los presidentes municipales, regidores y síndicos durarán en su encargo del 1º de enero de 2017 al 14 de octubre de 2019, aunque al igual que los diputados, tendrán derecho a la reelección consecutiva por un período más, siempre y cuando lo hayan acreditado en el registro de la candidatura correspondiente.

Las modificaciones a la Constitución Política del Estado las solicitó, mediante decreto, el actual titular del Poder Ejecutivo, José Carlos Lozano de la Torre y confirmada por el pleno de la LXII Legislatura local, que dispuso la difusión de las mismas en el Periódico Oficial del Estado, lo que ocurrió el 28 de julio de 2014, por lo que al día siguiente entraron en vigor.

En términos generales son los cambios que regirán a partir de que las nuevas autoridades y representantes populares tomen posesión de sus puestos, lo que obligará a redoblar esfuerzos para cumplir en tiempo y forma los compromisos adquiridos en campaña.

Hasta 1944 el período de gobierno fue de cuatro años y a partir de que el ingeniero Jesús María Rodríguez Flores inició su administración se amplió a seis años (1944-1950), lo que se interrumpe ahora al ser de 70 meses, en lugar de 72, luego se abreviará más, debido a que el siguiente durará 5 años, de 2022 a 2027.

Un caso similar ocurrirá con los próximos presidentes municipales que estarán en la silla 33 meses 14 días, en lugar de los 36 meses habituales, y los electos en 2019 permanecerán sólo dos años, al iniciar el 15 de octubre de 2019 y terminar el 14 de octubre de 2021.

Esas reducciones se podrán aceptar o refutar según sea el ángulo que cada quien esté, y claro, de la posición que ocupe en la vida pública, pero una gran verdad fue la que dijo Fernando Gómez Esparza cuando fue presidente municipal de Aguascalientes (1992-1994). Estaba entonces en su apogeo que aumentara a cuatro e incluso a seis años el período de los ayuntamientos, con el razonamiento que un trienio era muy poco para cumplirle a los habitantes. Gómez Esparza señaló que quien asume una responsabilidad tiene que ajustarse al tiempo que dispone para desempeñarla, que es suficiente si son  tres años y lo mismo sería si fuera en mayor o menor plazo.

En estas condiciones, los ocupantes de la gubernatura, alcaldías y diputaciones tienen que organizar sus programas de trabajo en base a lo previsto, exigiéndose actuar con mayor celeridad y precisión, ya que es mucho lo que prometieron y que están obligados a cumplir, de lo que los ciudadanos deben estar vigilantes para que todas las propuestas se hagan realidad.

En gran medida lograrlo dependerá del grupo de colaboradores que escojan, por lo que tienen el tiempo suficiente para analizar y valorar perfiles y a partir de ahí prorratear acciones y resultados, de lo que podrán informar periódicamente sobre lo que hacen y cuáles son sus avances.

VIGENTES LAS DENUNCIAS

Las elecciones concluyeron el domingo pasado, pero las acusaciones que se hicieron entre partidos y candidatos siguen su curso, por lo que la Sala Administrativa y Electoral (SAE) presentará sus conclusiones en los lapsos respectivos.

Aunque se estima que las impugnaciones a lo largo de la campaña no son suficientes para cancelar un triunfo, de cualquier manera los actores sí podrían sufrir las consecuencias de acreditar las violaciones en que incurrieron.

Al calor de la contienda hubo imputaciones por afectación a la propaganda, agresiones verbales, uso indebido de espacios públicos y presunto gasto excesivo de algunos aspirantes, entre lo que más resaltó, que en la mayoría de los casos fueron desechadas, pero de otras quedó el expediente abierto por lo que el proceso electoral no ha terminado sino hasta que se resuelva la totalidad de las objeciones.

En el actual período fue mayor el número de reclamaciones que en los comicios de 2013, lo que si bien es un derecho que tienen partidos y ciudadanos, hubo casos en que por presunción se hizo, lo que lógicamente saturó la SAE, e incluso llegaron a la Sala Regional de Monterrey, perteneciente al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.

Es importante recordar que por omisión de la Cámara de Senadores no se creó en Aguascalientes el Tribunal Electoral Local, sin embargo la experiencia de los magistrados del SAE y del personal jurídico, que forman parte del Poder Judicial del Estado, permitió salir avante de esta responsabilidad, por lo que seguirá funcionando hasta agotar el último asunto.

Asimismo, valga mencionarlo, lo anterior permitió un considerable ahorro a los recursos públicos, ya que por ley debió funcionar el Tribunal a partir de estas elecciones y una vez concluidas seguiría abierto aún cuando las próximas serán hasta 2018.

CRECIMIENTO DEL EMPLEO

Una de las principales particularidades del gobierno que encabeza el ingeniero José Carlos Lozano es el paso sostenido en materia de empleo y que por una consecuencia natural reduce la tasa de desocupación laboral.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) revela que Aguascalientes es de los estados que mes a mes tiene nuevos empleos, lo que indudablemente es resultado de la inversión que hacen empresas locales, nacionales y extranjeras, al generar mayores oportunidades para los jóvenes que cada año egresan de universidades, tecnológicos y carreras técnicas, lo mismo de aquellos que se ocupan como operarios.

Tan sólo en abril se tuvo una tasa de desempleo de 3.8%, mientras que el mismo mes de 2015 fue de 4.2%, lo que revela que hay respuesta tangible a la demanda que sobre el particular hacen los habitantes; de igual manera el 59.7% de la población de 15 años y más en el país es económicamente activa, que es superior a la tasa registrada en marzo pasado, de 59.4%.

Casi el 40% restante de la población se dedica al hogar, estudia, está jubilado o pensionado, tiene impedimentos personales o lleva a cabo otras tareas, lo que asegura que los residentes de 15 años o más están ocupados o buscan estarlo.

De acuerdo a lo declarado en los últimos días, el mandatario estatal mantendrá el interés de atraer nuevos capitales, porque esto asegura que fluyan más puestos de trabajo, que será la principal herencia que deje en apoyo de más de 70 mil familias al ser beneficiadas con empleos y seguridad social.

La mejor referencia de que hay más ocupación está en el número de afiliados ante el Instituto Mexicano del Seguro Social, que cada mes revela un crecimiento sostenido, lo que también visualiza que además de los que recién terminan una carrera y buscan colocarse, hay otros que estaban en la economía informal y optan por ingresar a una empresa donde tienen el respaldo necesario propio y para su familia.

Esta entidad es de las más participativas en la mejora del empleo formal, que a nivel nacional es 2.0 superior a lo esperado en contratación anual, anticipando los empleadores que en el curso del año podrían incrementar de 3 a 5% su plantilla laboral, que si bien es moderado lo positivo es que siga creciendo.