Llama la Semarnat en voz de su titular, Gilberto Gutiérrez Gutiérrez, a los dueños de predios en las zonas serranas y forestales del estado a que revisen si tienen una gran cantidad de leña muerta en sus terrenos, para que busquen la manera de removerla y levantarla y evitar que se registren más incendios.

En ese sentido, el funcionario federal estableció que ante los recientes incendios ocurridos en el estado, han sostenido reuniones las dependencias del sector ambiental tales como Profepa, Semarnat y Conafor, con algunos dueños de predios en las zonas serranas, principalmente de la Sierra Fría para pedirles que revisen sus terrenos y si tienen mucha leña muerta, busquen la forma de deshacerse de ella a fin de evitar conflagraciones.

“El llamado a todos los dueños de los predios en las sierras y zonas forestales es a que si tienen en sus predios mucha leña muerta que pueda ser un peligro, pues que busquemos la manera de solicitarle a Semarnat poder extraerla para no causar un incendio más adelante”.

Gilberto Gutiérrez Gutiérrez señaló que la Semarnat da las autorizaciones para este tipo de acciones y cuyo trámite tarda un promedio de 30 días. Sin embargo, cuando las condiciones son urgentes, como es el caso, la dependencia federal da las indicaciones de manera inmediata, buscando que se pueda evitar un riesgo o que se tenga otro incendio.

El delegado de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales comentó que generalmente este tipo de acciones se hacen por denuncia, lo que además implica que se realice un plan de manejo para levantar la madera. En ese sentido, comentó que una vez hecha la solicitud, la Semarnat envía a un técnico para revisar si hay mucha leña muerta y se hace un plan inmediato para la extracción en determinado periodo.

Gilberto Gutiérrez reconoció que hay ocasiones en que los dueños de los predios no cuentan con los recursos para hacer la extracción y acarreo de la madera muerta. Sin embargo, dijo que la Conafor cuenta con un programa que autoriza recursos a ciertos propietarios cuando les es solicitado, mediante ciertos trámites.

“Hay una coordinación estrecha entre las dos dependencias. Primero deben tener el permiso de extracción de nosotros, y después les autoriza Conafor apoyo de los programas que ellos tienen para que puedan sacar su leña muerta”.