Ante las constantes llamadas de quejas de vecinos en zonas en donde prevalecen casas habitación abandonadas, la Secretaría de Seguridad Pública del Estado implementó un operativo de vigilancia para evitar que proliferen nidos de vándalos.

El general Eduardo Bahena, titular de la SSPE, informó que se tienen detectadas ya zonas específicas en donde existen inmuebles cuya situación jurídica les ha llevado al abandono por sus propietarios, de tal forma que, muchas de esas casas son empleadas por los delincuentes para ocultar artículos robados o esconderse en su interior.

“Han sido muchas llamadas de vecinos que denuncian que los delincuentes se ocultan en estos espacios, por ello, hemos decidido reforzar la vigilancia en sitios en donde existen casas abandonadas o en proceso de construcción, que son tomadas por lo delincuentes para operar”, explicó el secretario.

Agregó que hay colonias con un mayor índice de esta problemática, y en esos lugares se implementan dispositivos en los que participan varios elementos de la policía estatal, disuadiendo a los delincuentes, quienes prácticamente ya tenían sus “oficinas”, en este tipo de inmuebles abandonados y abandalizados.

Por otro lado rechazó que en Aguascalientes existan zonas en “toque de queda”. Lo que hay, dijo, son operativos cada vez más asiduos en colonias clasificadas por la policía como puntos rojos, en donde a ciertas horas de la noche, se juntan muchos jóvenes a delinquir.

Estos operativos de atención en zonas conflictivas, hay quienes los consideran como toques de queda, pero no son eso, simplemente se estrecha la vigilancia, se detienen a personas que flagrantemente cometen delitos, y se les brinda seguridad a la población que vive en puntos de la ciudad perfectamente ubicados por las autoridades.

Finalmente, el secretario de Seguridad exhortó a la población para que extreme precauciones ante la nueva modalidad de atracos perpetrados por delincuentes, quienes se hacen pasar por personal del INEGI.

Explicó que las denuncias señalan que se presentan dos personas con falsos uniformes del INEGI quienes supuestamente acuden a levantar encuestas. Las personas confían, abren las puertas de sus domicilios y les dan entrada, facilitándoles la oportunidad de robar.

Dijo que la ciudadanía que quiera verificar si efectivamente se tratan de encuestadores o de delincuentes, llame al 066 y la policía acudirá a los domicilios para hacer esa verificación y actuar en consecuencia, por la seguridad de la población.