Luego de permanecer recluido en el Cereso para Varones “Aguascalientes” durante casi 4 meses, acusado de haber matado a su propio hijo, finalmente un hombre apodado “El Manis” logró recuperar su libertad.
Y es que durante el desarrollo del Juicio Oral y Penal al que fue sometido, se determinó que el bebé murió de una enfermedad.
Ante tal situación, el juez de Control y Juicio Oral Penal, lo absolvió del delito de homicidio doloso calificado y ordenó que quedara en libertad. La Fiscalía General del Estado a través del agente del Ministerio Público, determinó no apelar la resolución.
Este fue el primer caso que se dicta sentencia absolutoria contra un vinculado a proceso por homicidio doloso, dentro del Nuevo Sistema de Justicia Penal y Oral en Aguascalientes.
Quien finalmente logró recuperar su libertad, tras permanecer casi 4 meses recluido en el Cereso para Varones “Aguascalientes”, es José Arturo Vázquez Cabrera, alias “El Manis”, de 31 años, quien tiene su domicilio en la calle Petróleos Mexicanos, en la colonia San Pablo.
José Arturo fue detenido por agentes del Grupo Avante de la PME, debido a que supuestamente había golpeado a su hijo León Gibrán, de apenas 8 meses de edad.
El día 7 de julio del 2016, llegó a la UMF No. 8 del IMSS, que se ubica en la avenida Alameda y cruce con avenida Heroico Colegio Militar, en la colonia Del Trabajo, un hombre que llevaba en brazos y envuelto en una cobija a un bebé.
Esta persona ingresó al área de Urgencias donde permaneció varios minutos, pero al ver que no era atendido, dejó al bebé en una de las bancas y decidió salir del nosocomio.
Lo anterior le pareció sospechoso a uno de los guardias de seguridad, quien lo interceptó antes de que saliera del hospital.
Al mismo tiempo, personal médico revisó al bebé que había sido abandonado en la banca y detectaron que su salud estaba muy grave, además de que a simple vista presentaba lo que parecían golpes.
Mientras José Arturo era detenido por policías preventivos, el bebé fue trasladado al HGZ No. 2 del IMSS, donde ingresó en estado agónico y finalmente murió días más tarde.
Ante un posible caso de violencia familiar, José Arturo fue puesto a disposición de la Fiscalía de Delitos Sexuales y Violencia Intra-Familiar, ante un posible caso de maltrato infantil.
Tras la muerte del bebé, agentes del Grupo Homicidios de la PME iniciaron las investigaciones e interrogaron tanto a José Arturo como a su esposa y mamá del bebé fallecido, de nombre Diana Cristina, de 18 años.
Los indicios apuntaban a que el niño había muerto por una agresión y José Arturo fue vinculado a proceso por el delito de homicidio doloso, con la agravante de grado por parentesco.
Por considerarse un delito grave, como medida cautelar se le dictó la prisión preventiva, mientras la Fiscalía General del Estado y la defensa reunían todos los elementos de prueba.
Al reanudarse el proceso luego de cuatro meses y durante una audiencia celebrada el pasado 27 de octubre, el Juez de Control y Juicio Oral declaró inocente a José Arturo Vázquez Cabrera y lo absolvió del delito de homicidio doloso.
Dicha resolución la tomó como base principalmente, el dictamen médico forense emitido por la Dirección de Investigación Pericial, donde se determinó que los resultados de los estudios de Histopatología realizados, revelaron que el bebé murió de una meningoencefalitis aguda que no fue tratada con oportunidad.