Staff
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO  8-Sep .- Para incrementar los trasplantes que realiza el ISSSTE, su junta directiva aprobó que ningún paciente, sea derechohabiente o no, pague por los estudios y la cirugía del donante requeridos para el procedimiento.
Antes, los pacientes receptores debían solventar tanto los análisis previos como la operación de los donantes para poder hacer el trasplante, lo que representaba un gasto promedio de 60 mil pesos, explicó en un comunicado José Reyes Baeza, titular del ISSSTE.
Con la nueva disposición, se exime tanto al donador no derechohabiente como al paciente trasplantado de los costos que originan los servicios médicos proporcionados en el proceso de donación.
La medida aplica para todos los hospitales regionales del ISSSTE que llevan a cabo trasplantes y para el Centro Médico Nacional 20 de Noviembre.
Al realizar un balance de su primer año al frente de la institución, Reyes Baeza indicó en sesión ordinaria de la junta directiva del Instituto que con esas medidas se buscará eliminar los costos económicos para la donación y agilizar la donación de órganos.
De enero de 2016 a la fecha, se han realizado 69 trasplantes de hígado y riñón, frente a los 45 que se registraron en 2015, detalló.
“Nuestro propósito es llegar a 200 trasplantes en todo el año, entre hígado, riñón, corazón, córneas y médula. Seguimos alentando mucho la donación y es necesario lograr esta meta”, cita el documento.
Por otro lado, en la misma sesión, los miembros de la junta directiva acordaron que un derechohabiente podrá tener acceso a un segundo crédito del FOVISSSTE a partir del día siguiente de liquidar el primer crédito.