Empresas asentadas en la entidad abrirán sus puertas a estudiantes de bachillerato tecnológico para que encuentren en ellas la formación práctica que les permita adquirir experiencia y desempeño en función de los requerimientos para la productividad.
Esto a través del convenio signado ayer entre los subsistemas Conalep y Cecytea con la Coparmex Aguascalientes, para la implementación del Modelo Mexicano de Formación Dual para la Educación Media Superior.
En acto encabezado por el delegado estatal de la SEP, Octavio Arellano Reyna y el presidente de Coparmex, Francisco Ruiz López, se establecieron las bases para iniciar la vinculación escuela-empresa que permita la competitividad empresarial a la par de la profesionalización del recurso humano.
La Formación Dual está basada en el modelo alemán que vincula estrechamente la enseñanza en aulas con la práctica empresarial, superando la figura de la estadía, ya que el alumno pasa a ser parte de la empresa incluso recibiendo remuneración por su trabajo, además de una beca de por lo menos un salario mínimo en cada caso, que permite al estudiante fortalecer los recursos materiales para continuar su educación, se explicó.
El delegado Octavio Arellano expuso que este modelo tenderá a romper el círculo vicioso que afecta a miles de jóvenes que por falta de experiencia no logran un empleo, pero que precisamente por esa falta de ocupación no logran desarrollar trayectoria laboral.
Esto se traduce, dijo, en altas tasas de desempleo y subempleo, baja productividad e ingresos precarios en el primer centro de trabajo o actividad económica a la que pueden incorporarse.
Por su parte, Francisco Ruiz López señaló que Coparmex tiene ya identificada al menos una decena de empresas que podrán iniciar con el modelo e ir dando cabida a parte de los miles de jóvenes que integran los subsistemas de bachillerato tecnológico en la entidad.
Dijo que la experiencia obtenida con este modelo en entidades donde ya se ha implementado, ha permitido confirmar los beneficios que se logran para las empresas, los estudiantes y por supuesto la sociedad, ya que los efectos van desde la reducción de los llamados “ninis”, hasta la disminución de inseguridad e incremento de competitividad.